Buscar este blog

domingo, 23 de mayo de 2010

CUANDO NIEVA NEGRO: La Agonía del arte

CUANDO NIEVA NEGRO: La Agonía del arte

Marco Antonio Paredes (Escritor – Artista Plástico)


Toda mínima expresión, manual, gestual o emocional; sencilla, espontánea e instintiva; que tenga el objeto de expresar un mensaje, es Arte. Si bien es cierto, algunos seres con cierta predisposición para hacer Arte ensayan técnicas que puedan acercarse a las formas, tonos y sonidos de la naturaleza; queriendo imitar o interpretar la armonía de ella, nadie está exento de la capacidad original de expresar algo de modo diferente. Desde que el hombre nace, siente la necesidad instintiva e imperiosa de expresar su visión de las cosas. Conforme se desarrolla física y sicológicamente, éste va modificando su manera de verlas y por ende el modo de expresar su entorno. Pero, el hombre a través de los tiempos, ha andado y desandado muchas formas de captar el universo y su medio externo cercano, y en ese trayecto ha llegado a un punto que en vez de querer captar la realidad (Si a caso hablamos del hiperrealismo), ésta se encuentra en franco retroceso si evaluamos la psicología de su estado actual; buscando sus orígenes, acudiendo a lo primitivo y teniendo como icono de expresión la infancia.

He descubierto, en mis buscadores recorridos (Buscando un estilo que me motive para desenvolverme y encontrar el mío) en el garabateo interrogante de la pincelada instintiva de la pintura, en el sencillo, pastoral y urbano argumento de la literatura y en el rítmico-discordante y estrepitoso sonido de la música, y en todo grito silencioso de todo arte, buscar tener forma de otro cuerpo, de nacer en otro tiempo y con otra alma. Buscando reencarnarse en algo que inconscientemente recuerda fue y que solo puede ver a través de pasajes parabolescos que algunos profetas (Artistas) le develan de cuando en cuando, de vez en vez, cuando estos deciden obedecer las efusiones naturales de su alma creativa.

En el proceso, el arte ha ido perdiendo espacio, si tenemos en cuenta que sólo ahora existen pocos artistas, pocos inconscientes receptores de las expresiones creativas y sí un gran número de seres humanos sin la más mínima preocupación por ver o exhibir arte. Con esto la práctica del arte o el gusto por él, se ha ido delimitando a una clase o élite social especial lo que no es correcto desde el punto de vista real de la naturaleza del arte.

Y es en este punto, hay que buscar responsables de las limitaciones actuales del arte, aunque no lo queramos, y acusar de su negligencia, si a caso no es nada la importancia y valor que le dan a la creación de medios de difusión de arte, sea por el cual la gente de todas las escalas sociales (¡Todas¡) puedan aprender a apreciar o practicar un arte.

La historia nos ha dicho que grandes imperios, largos gobiernos de la antigüedad, se preocuparon por la difusión del arte, ya sea para apreciación (Plazas, parques, caminos, palacios, iglesias, casas de gobierno, monumentos, etc) o por fomentarlo (Protegiendo a los artistas: Leonardo da Vinci, Miguel Angel Buonarroti, Amadeus Mozart, etc) lo que conllevó a un desarrollo cultural y a la elaboración de nuevos pensamientos y criterios de las cosas (Filósofos, políticos, científicos, etc).

Nuestros gobiernos actuales, hablando objetivamente, apoyan el arte bajo ciertas condiciones, en la que el favor y la figuración política (No hablo del arte de hacer política de la que cualquier ser “humano” bien preparado puede hacer uso en cualquiera de los espacios sociales) es el único modo, evidente, de que el arte sea apoyado o fomentado, circunstancialmente, por el gobierno en transito, a lo que cualquier Artista, con el mínimo juicio ético, no podrá ceder.

Es una pena que nuestros pequeños gobierno locales, lejos, muy lejos, de emular a antiguos gobernantes, hagan distinción de ellos y se comporten (Si recordamos la tesis del retroceso al comportamiento infantil) egoístamente sin ver que los únicos perjudicados, con su actitud, ahora y en el futuro es el pueblo, nuestra gente, quien, haciendo uso del instinto colectivo de buscar la protección paternal, eligió como gobierno a alguien que iba a, por lo menos, cumplir con la mitad de sus expectativas.

¬¿Qué impide que los históricos “apogeos culturales” no se den en el mundo actual¬?
¿Por qué no se dan las grandes “revoluciones intelectuales” que señalaban finales e inicios de eras?
¿Necesita nuestro mundo un “renacimiento cultural”
Es momento que se inicie una renovada expansión artística. Se necesita la REVOLUCION DEL HUMANISMO (Del término Humanus que significa pulido – cultivado). El Humanista se consagra al estudio de los antiguos y hace que estos, a través de su pintura, literatura, música, danza, etc; sean conocidos por sus contemporáneos.
Nadie se podrá atrever a negar que es necesario que se inicie, hoy, la REVOLUCION DE LOS HUMANISTAS. Es cierto que el término resulta ya trillado, pero se ajusta al momento. Necesitamos la REVOLUCION DE LOS NEO – ARAVEC (Nuevos creadores)... Aquellos que necesita nuestro mundo y acusen a los que portan el poder (Conferido por el pueblo), de la responsabilidad de la agonía del arte.
La panacea se encuentra escondida entre la vorágine de las almas reprimidas de los artistas... El arte debe renacer... El arte debe volver a sus fueros: el pueblo... Y que su perfume se expanda como el aire... Libre... Abundante y transparente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario