Buscar este blog

viernes, 21 de mayo de 2010

LA PROMOCIÓN LITERARIA EN EL PERU

LA PROMOCIÓN LITERARIA EN EL PERU
Por Nicolás Hidrogo Navarro



Sabido y conocido es que en el Perú no existe una estrategia operativa de promoción de la actividad literaria desde el lado oficial; y, que extraoficialmente, camina por la libre conducido por un puñado de promotores, asociaciones, grupos o círculos literarios que deben resistir todo el embate de la indiferencia y de los propios celos mismos entre sí de los que promueven y empujan el coche de la promoción literaria. Promover literatura es comprender que el texto que surge de un creador es apenas el punto de toda un iceberg que necesita ser revelado y valorado. Creación, edición y divulgación son tres entornos claves que requieren de mucho empuje publicitario, calidad del propio texto, presentaciones diversas y ganarle algunos espacios mediáticos a la prensa local o nacional, venciendo cualquier escepticismo si se trata de un escritor novel que inicia sus pininos.
Puedes promover literatura a partir de tu propia obra en solitario (cosa muy usual, que yo llamo egoísta), agrupándose en círculos literarios, en clubs, en asociaciones, en círculos de estudios, o puede conglomerarte con otras artes y artistas para hacer la cosa más resonante y acompañada. En cualquier modalidad debes vencer: escases de dinero para publicar, paciencia de Job para vender y recuperar a cuentagotas tu capital invertido, sabiduría para soportar cuando te cierran la puerta en las instituciones educativas los propios profesores de Lengua y Literatura, sagacidad para aprovechar la oportunidad de venta en cuánto evento literario se dé en un punto del Perú y mucha contundencia para mejorar tu calidad literaria porque los lectores te pueden perdonar un primer mal libro hecho, pero no un segundo.
Promover la actividad literaria en colectivo es más complejo que autopromoverse así mismo y echarse una camionetada de flores con el manido autobombo.
Siempre habrá un poeta o narrador en cualquier rincón del Perú que supere toda adversidad, marginación e ignore de la misma comunidad. La peor indiferencia para un escritor está en sus lectores y no en el sistema, así que procuremos ganar lectores, aunque el sistema mismo te dé la espalda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario