Buscar este blog

sábado, 15 de mayo de 2010

LOS Cuatro “SIGNOS” en la poesía lambayecana

LOS Cuatro “SIGNOS” en la poesía lambayecana



Por Nicolás Hidrogo Navarro


El surgimiento de un grupo o círculo literario es un signo que más de dos personas se han puesto de acuerdo en ir más allá de las individualidades. Un grupo tiene una propuesta más o menos integrada y que comparten ideales estéticos-filosóficos, conservando su identidad y que en nombre de la literatura pueden trazar una ruta por entre las olas borrascosas del mar, por entre el ojo de un vendaval o entre las cumbres peñascosas de las marismas terrestres.

La imagen externa que se tiene del “Grupo Signos”, nacido en las aulas universitarias de la UNPRG-Lambayeque , es que “es un grupo serio, formalito y compacto, parecen los cuatro cuervos del Liverpool, en poesía”. Y es que en los últimos 20 años, surgieron grupos literarios en la región Lambayeque, hoy extinguidos como tal, como “Arboleda”, “Argos”, “NIXA”, “Ubicuos Malditos”, “Javier Heraud”, del cual sólo sobreviven fragmentos aislados e individualizados, mimetizados en nuevas denominaciones.

“Signos” representa la voz plural de una poesía joven, racional, madura, pensada y sustentada en su discurso complementado de argumentos estéticos-literarios de sus autores y una direccionalidad cuatriuno.



Este nuevo texto que abre los fuegos literarios en los 2000, de la nueva poesía joven es cuatro voces en uno y va desde el neosurrealismo de José Abad, pasando por el existencialismo poético de Cromwell Castillo, la poesía vallejiana de Ronald Calle; hasta desatar todas sus implosiones metafóricas, metapoéticas y metafìsicas de la prosa poética de de César Boyd.



Hay en Boyd un vuelo ebrio de fuegos roturados que transitan por el filo del vórtice literario; en Calle, un humanismo sufriente de destellos sartreanos en un cáliz de besos del Hombre de Santiago de Chuco; en Castillo, un tensión neuronal que marca su huella neuronal; y, en Abad, una cosificación doctrinal y espectral de los espejos borgeanos.



Espiritualidad, eufonía, esteticidad, alegorización y simbolismo, son los cinco troncos que sostienen toda la estructura conceptual de esta pléyade de jóvenes que roturan la poética hasta dejarle verles el tajo supremo y lastimero –metamorfoseado en hidalguía lírica- que en el arte poético se es poeta o simplemente se es un simple versero que articula y artificia poemas sin alma, soso y sin sentido.



Siempre habrá un antes y después de un libro, siempre habrá un antes y después de un círculo, siempre habrá un antes y después de un poeta, un libro, un poema, una lectura. La charlita, la alucinada y las mil y un reuniones sin sentido, pasan. El papel escrito y el libro ruleteando por aquí y por allá, queda. Eres poeta desde tu adentro aunque no publique un sólo verso: pero te empiezas a hacerte cuando publicas y enajenas tu texto. La poesía es esa fragua que llevas por dentro y de cuando en cuando la atormentas hasta más-turbarlas, para muy eufóricamente decirles ¡chillen, putas palabras! Signos, hacedores de pasiones: no existe puerta, todo está libre, en calma y contrito, pueblen el éter a punta de versos profanos.



Lambayeque, octubre 10 de 2007.







OPUSCULO DE LOS CUATRO SIGNOS



Por César Boyd Brenis



V

Nada en la poesía -cada quien con su tortura-

y en la poesía sólo hay luz para mentes alejadas de la Tierra ,

aparte de eso, sólo hay nada -el dolor en la nada es transparente-.

La nada es menos común que la realidad,

es más firme que los mitos y las mentiras,

para despejar desde su vertiente los farsantes faros del destino,

para señalar el fango que es obra de la realidad, y el fango,

unido a todo lo demás, se hace “todo lo demás”,

se hace “lo que no debía existir pero existió”

se hace “la palabra fango fuera del fango”.

Ahora estoy en la nada que existe,

en la nada de la poesía que es como la palabra fango en la eternidad.

Y la nada causa todas las preguntas, la muerte y la vida,

cuando se demuestra su producto en el espejo.









Por Ronald Calle Córdova



Fuego, polvo: Hombre





Aun no estás contrito ante la vida,

suplicando, suplicando;

compungido por haber perdido lo que no conoces.

Dejas caer la piedra y tus labios besan

la noche

queriendo salvar un silencio claro, frío,

fugitivo.



Oyes las cenizas caer sobre sus vívidos cuerpos,

oyes cómo su aliento queda convertido al polvo

y sientes como un instante, una lágrima, un gemido

queman tu piel, tu carne, tus huesos.



Sueño o realidad, tus besos mojan la lluvia

desprendida cual rayo del sueño gris

de tu agonía.

Vienes gritando fuego hay en el fuego,

polvo hay en el polvo.



Y sigues acrecentando tu deuda,

en tu vana búsqueda

de palomas blancas sobre el olivo.



La vida se gasta, la deuda es honda,

no sé si eterna.

Vas pensativa, mirando al cielo en tu andar

disfrutando del fuego, del polvo: del hombre.









Por Cromvell Castillo Cabrejos

2



Al representarla,

también esta hoja mimetiza su apariencia

y se torna transparente:

No hay nada aquí que no se advierta.

No hay nada aquí que no contenga su curso

y fluya

desde su impenetrable hondura.

A veces ella,

en este fondo blanco,

no resiste su propia densidad

y pareciera

recortarse

a medida

que tocan

sus giros,

mis palabras.

Pero no,

siempre desde estos trazos

desborda su cualidad a más imágenes,

entonces su retorno

sigue siempre cambiante

y escurridizo entre mis manos.

Hay suficiencia en su tocante sencillez.

Contemplo cercana su multiplicidad

tan mimética como entrañable.

Al representarla,

también ella misma

suele volverse a cada instante

Agua.



Por José Abad Escurra





Ángel Nocturno



Fantasma del aire.

Constante transformación de cuerpos

en espadas

y de bocas en sangre.

Lenta disolución del pecado

en alas ciegas.



Más allá de todo tiempo

tu luz aferrada en la noche

muerde la carne blanda de la existencia

que no retienen las campanas.

Otorgas un perverso recreo

a la soledad que te alimenta.



Ángel de la ceguera. Puerta

por donde escapar a otra muerte más lenta.



¿A QUÉ JUEGAS?

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&





SIGNOS, formado en febrero de 2006 con Resolución Nº 282-2006-D-T-FACHSE y los siguientes principios:

1.- Incentivar el desarrollo del pensamiento literario.

2.- Construcción de una cultura literaria de cambio.

3.- Fomentar la tolerancia y la libre expresión del pensamiento.

4.- Rechazar todo tipo de violencia y toda forma de discriminación.



El Grupo Literario SIGNOS consta de cuatro integrantes:



RONALD CALLE CÓRDOVA, nació en San Ignacio. Bachiller en Educación (Lengua y Literatura) de la UNPRG. Fue considerado por el Conglomerado Cultural como Poeta Revelación 2005. Ganador del Premio “A Quijotear” – España, en conmemoración a los 400 años de “El Quijote”. Tiene escrito un poemario inédito titulado Agonía Compartida, con el cual ganó el Primer Puesto en los Juegos Florales Regionales 2006.





JOSÉ ABAD ASCURRA, nació en Jaén. Estudiante de Educación (Lengua y Literatura) de la UNPRG. Tiene el poemario inédito Absolución de la noche. Ha ganado el Botón de Oro del concurso de poesía realizado por el Círculo de Estudios Lingüísticos y Literarios Luis Hernán Ramírez, en el 2002.



CROMWELL PIERRE CASTILLO CABREJOS, nació en Motupe, Lambayeque. Artista Plástico, Poeta y Diseñador Gráfico. Tiene estudios de Psicología, Filosofía e Informática. Ganador de varios concursos de dibujo y pintura. En el 2005 escribe su primer poemario inédito Estación desde mi ventana. En el 2006 escribe el poemario Agua, y en la actualidad trabaja en los poemarios Brevedad y Verano reunido.



CÉSAR BOYD BRENIS, nació en Ferreñafe. Estudiante de Educación (Lengua y Literatura) de la UNPRG. Publica en el 2002 el poemario Mocedades Poéticas. En el 2003 gana el Tercer Puesto en los Juegos Florales de Ferreñafe. En el 2004 gana el Segundo Puesto en los Juegos Florales del Conglomerado Cultural con el poemario Adagios con pedazos de tambor. En el 2005 gana el Primer Puesto en el Concurso Epistolar Regional del Conglomerado Cultural con Carta para Julia. En el mismo año gana el Segundo Puesto en los Juegos Florales Regionales con el poemario Heterónimos Frente al Espejo. Luego, gana el Primer Puesto en los Juegos Florales de Ferreñafe con el poemario Mil Novecientos Noventa y Ocho. En este año, gana el Segundo Puesto en el Concurso de Ensayo de la Escuela de Educación de la UNPRG , con el ensayo titulado Naturaleza social de la educación, y el Primer Puesto en el Concurso Regional de Cuento con el trabajo Oscilación. Tiene el poemario inédito Naturaleza Apócrifa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario