Buscar este blog

jueves, 13 de mayo de 2010

POESÍA Y EXCELENCIA DE VIDA

POESÍA Y EXCELENCIA DE VIDA

Poeta Lic. Victor Contreras Arroyo
Director del Grupo “NEPER”

Dijo Amado Nervo “… La poesía es simple como el pan terrible como el rayo”. Definición precisa que adhiere a la poesía en el gran compromiso de interpretar la vida y gestar miles de pensamientos, escuelas, o corrientes poéticas cuya única misión es la de dar la musicalidad, abrigar la facultad estética, divertir a través de su ritmo mágico y darle al razonamiento la posibilidad de alimentar su bagaje cultural para que éste desatornice nuestras convivencias y volver la vida al cauce humano como aguas a su caudal para que no arrasen con la naturaleza que cobija nuestras aspiraciones.
La poesía es gestión y parto y el poeta es un calibre, un ojo crítico, un corazón rodando, un filósofo que observa más allá de lo vidente capaz de transitar el dolor más cruel, en perla gloriosa que elevada de lo más profundo de su humanidad, lo transforma en expresión poética velan de ella los que quieren trascender en la armonía de la excelencia del saludo, la amistad, la justicia, la igualdad el amor y la protección de los hijos y la tierra desde el mango hasta el planeta más lejano del universo. Es necesario entonces, vivir para servir o para encajar la vida, como tijera Gonzáles Prada.
“… Hay muertos que viven en el mundo y hombres que viven muertos en el mundo”.
La poesía no es producto estético elaborado por seres ociosos, la poesía es parto luminoso de quienes abrigan la esperanza que la vida no se convierta en el tropel sanguinario del crimen, del poderoso imperio, que sin respeto alguno, invade Jhak con la ambición del petróleo.
La poesía es el corazón que canta como campana madre que llama al templo para unir nuestros sentimientos en la sangre de Jesús que no cansará nunca repetir sus fragmentos poéticos: “Ama a tu prójimo como a ti mismos”, “Bienaventurados los sedientos de justicia que ellos serán saciados”; éste es el valor intrínseco de la poesía, el potencial pero de su belleza y pensamientos que determinan el alimento más proteico espiritual que la humanidad a desesperación de moribundo necesita con emergencia afirma José Ingenieros: … “no es la fuerza sino la perseverancia en los altos sentimientos lo que hace a los hombres superiores…”
La vida es desvalorizada por aquellos que usan, sin discriminación, ¡“El vivir mejor”! sin importarles la miseria de sus semejantes, tal como Atahualpa Yupanqui nos afirma: “Color de sangre minera tiene el oro del patrón…”, he aquí la vital presencia de la poesía, denuncia la acción del malvado para que los demás no sean malvados, denuncia la inhumana muerte del minero para que otros no aprendan a matar. La poesía es candado contra la maldad y paisaje florido de la hermandad, pues “… la miseria más terrible es la del alma…” fragmento de la poesía “La Danza del sol”.
Platón, gran filósofo griego cuyas afirmaciones poéticas la humanidad jamás puede olvidar y ¡como olvidar la poesía! Si ella es la transformación del lodo, en oro puro de belleza y sentimientos, Platón, en su época afirmó:
“Soy hombre y no puedo quedar indiferente a nada que afecte a la humanidad…”, la poesía es el espejo mágico que nunca se pondrá de espaldas a la deshumanización, porque así han decidido los poetas aquí presentes y los del mundo, porque esa es nuestra pasión y vamos a morir apasionados por coadyuvar el hermoso resurgir de la Excelencia de Vida y vamos a morir apasionados por éste éxito quizás en el anhelo glorioso de semejarnos a Jesús, quien en sus últimos segundos de vida a pesar de haber sido escupido, mofado, azotado, despreciado, clavado en la cruz de su calvario alza los ojos y dice: “Perdónalos Padre porque no saben lo que hacen…”
nosotros los poetas si sabemos el mal que causan los fabricantes de drogas desde el cigarro hasta la pasta básica, si sabemos la podredumbre del sendo arte que llegan a nuestras conciencias y sentimientos los mercantilistas de la (mayoría) medios de comunicación, si sabemos de ésta plaga de usureros que ante la crisis económica generada por los hambreadotes nacionales e internacionales, han aperturado lujosas oficinas en una variedad infinita sembrando la ilusión en los más pobres que con sus préstamos pueden solucionar problemas vitales, cuando éstos dan más sangre en el mismo dolor, si sabemos que el imperio del mundo ha iniciado la construcción de una sociedad cibernética donde el desprecio por la vida es el centro de sus oscuras ambiciones y el negro manto de sus sentimientos; la computadora es el inicio de lo peor y no me importa estar contra la corriente o ser la minoría, porque precisamente esa es la misión del poeta, misión de reeducar para instaurar un nuevo pensamiento y de reingenierizar la humanidad que confusa es fácil víctima de éstas patrañas y el poeta Nizé es hermosamente contundente cuando afirma: “Di tu palabra y rómpete por ella…”.
O César vallejo: “Y desgraciadamente hombres humanos, hay hermanos muchísimo que hacer…”
No puede haber Excelencia de Vida si los poetas no interpretamos el dolor colectivo y el valor de la felicidad que es: Mi felicidad en razón a la de los demás, pues una mala interpretación puede llevarnos a una mala poesía maximizada en puro esteticismo pues éste puede matar la poesía.
Hoy que el conocimiento cambia de un segundo a otro y con ello también el lado voraz de la ciencia y tecnología, los poetas debemos estar más presentes para encarar éste mercado de agresiva competitividad pues como afirmara Kin Hill SPNG: “El artista es ingeniero del alma…” y esos somos los poetas, debemos cuidar la hibanación de nuestros versos como la abeja cuida su panal, buscando que la miel sea el bello tejido del ritmo interno y el polen las ideas y sentimientos más nobles que como soldados ganen la batalla en la guerra de las ideas por una Excelencia de Vida y no importa lo que pase como el injusto encarcelamiento del poeta Rogér Torres Velásquez del grupo NEPER, acusado de lo ¡Nunca hizo y sintió, afirmación corroborada por siete testigos que el 20 de marzo estuvo con nosotros el año 2002 y no debimos temer porque Abraham Arias Larreta poeta Santiaguino dice:
Aquí tienes mi lengua: ¡Córtala!
Aquí tienes mis ojos: ¡Ciégalos!
Aquí tienes mi sangre: ¡Bébetela!
¡No hay muerte que nos valga
por más muerte que sea!
Y Javier Heraud dando amor y más amor nos dice:
“Porque mi patria es hermosa como una espada en el aire yo lo amo y la defiendo con mi vida…”
y César Vallejo:… “Para sólo morir hay que morir a cada instante”.
El poeta es un profesional, el escribir su profesión que forja persistentemente la belleza, el amor comunicando los valores más elevados de la Excelencia de la Vida, así se entiende y así es el acto de crear, el arte de hacer bella todas las cosas como dijera Mercedes Sosa: “…Todo lo cotidiano se vuelve mágico. Aunque todo el esfuerzo del poeta no llegue a una categoría sublimal, es bueno reconocer su valor de hombre y mujer que invierte su tiempo como humilde alfarero en busca de enriquecer la mente y el alma.
En la interpretación más simple el arte de ser poeta, es unir al pensamiento y sentimiento a través del ojo analítico de esa interrelación entre el mundo objetivo y subjetivo.
La realidad impacta al creador removiendo sus emociones sentimientos y su agudo razonar, gestando en un tiempo no predecible hasta que el poeta realiza su parto, momento crucial que separará el mundo real del mundo del arte y entre éstos dos hay una interdependencia, la vida alimenta al arte y el arte retroalimenta la vida y el hombre descubra su propia trascendencia pues todo lo que hoy hacemos y decimos en la poesía debe trascender en la eternidad para que la vida no muera en garras de los gestores de la globalización, del libre tratado del comercio, de la cibernitización del alma, sino que ésta siga siendo la invención más pura, humana y solidaria de convivencia, es decir de Excelencia de Vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario