Buscar este blog

sábado, 15 de mayo de 2010

UN FLASH BACK CON LA POETA GIULIANA AGUIRRE ZEVALLOS

UN FLASH BACK CON LA POETA GIULIANA AGUIRRE ZEVALLOS


Nos conocimos en aulas universitarias de la FACSHE-UNPRG-Lambayeque, coincidimos en el año y el código de ingreso Cód. 88. Giuliana era la alumna más aplicada y de Sociología y una figura mu hiperactiva en las lides universitarias. Todo el día como ardillita se daba vueltas a toda la universidad como veinte veces, por eso le puse su mote de “La correcaminos”. Impetuosa y posesiva como nadie, de mirada fría, sonrisa sardónica, pero de tiernos y tórridos versos que la pintaban toda ella: una volcánica mujer de temple de una Juana de Arco, de una filosofa de Simone de Beauvoir y de una ternura erótica que destilaba por todos sus poros a lo Safo de Lesbos. Dejó dos grandes amigos universitarios embobados a Luis Ubillús (hoy docente de la I.E. 27 de Diciembre=Lambayeque) y Guillermo Gastulo el más prominente de los estudiantes de Derecho de la época y casi un Robespierre del discurso de la época en el Comedor Universitario, hoy convertido en un exitoso abogado y Fiscal en Motupe.
Giuliana, era pues, una dirigente muy activa y una poeta muy sensiblera, cada vez que leía su poesía sentía un orgasmo pasional incontrolable imaginándome en mi cuchitril universitario de la 8 de Octubre cómo sería esa mujer erótica y sensual del verso en la vida real recostada en una sábana de seda de Damasco oliendo a jazmines, leche descremada y recostada entre versos de Vargas Vila y novelas de Francois René de Chateaubriand que adornaban mi escritorio. De labios curvados cual cimitarra de Las mil y una noches y pulposas comisuras, lunar de encanto sexi francés, de mirada gatubela, de impulsos lúbricos de loba en celo y una terquedad proverbial. Eso sí una chancona y una justiciera a morir.
En la foto con Julio Ramón Riberyo en el Garza Hotel de Chiclayo, datada de 1993, quizá la última del autor de La palabra del mudo en Lambayeque, aparecen (de izquierda a derecha) Óscar Vílchez Vélez director del INC=Lambayeque de la época, Julio Ramón Ribeyro firmando autógrafos, un Fredy Cabanillas enlentado, un imberbe Nicolás Hidrogo, el pintor Iván Hidrogo y Oscar Sánchez Conteras. El motivo era la premiación del premio Lundero que convocaba el diario norteña La Industria Chiclayo=Trujillo y que tanto se siente su ausencia ahora por parte de su directora María Ofelia Cerro Moral.

Tu admirador y hacedor secreto,
Nicolás

No hay comentarios:

Publicar un comentario