Buscar este blog

jueves, 3 de junio de 2010

EL POETA: ESE ANGEL ENDEMONIADO

EL POETA: ESE ANGEL ENDEMONIADO

Por Nicolás Hidrogo Navarro

Ser poeta es una condición sobreviviente de un cataclismo de desidia lectora y marginalidad social. Ser poeta no es una condición oficial, sino una posición ficticia y gaseosa en el imaginario cultural. El poeta es un demiurgico, pero no un beato bautismal ni un sacristán hostiero. El poeta es un ave güera, pero no un cuervo que ataca y agrede a sus lectores. El poeta es un incomprendido sempiterno y el orate de la ventana gris, pero no es el ángel de la maldad y la indiferencia ante el sublime espectáculo del cadáver de tu drama existencial. El poeta es el irreverente transgresor de la palabra, pero no es la falsa brisa que abre tu ventana para rasgar tu velo de soledad. El poeta es esa fuerza gris tachonada de disparatadas que puebla el universo de metáforas, pero no es la pesadilla putrefacta que inunda tu habitación en tu hora pequeña y trafalgada. El poeta es esa fuerza contradictoria y antagónica de discolidades e inconformidades, pero no es esa guadaña filuda que ataca tu garganta mientras respiras contemplando el azul del mar. El poeta es el desvarío caótico que cual nube atosiga tus fermentos bíblicos, pero jamás será el que robe tu fuego lírico y tus ganas ser hombre y ser tú. El poeta es esa rara e imperfecta ave negra, pero jamás será el vecino que defeque en tu cara desde su ventana. El poeta es ese hombre libre que no tiene credos, religiones ni moral, pero jamás será el apátrida y el pérfido homófogo que se resiste a inclinar su sien ante la inmensidad inconmensurable del Ser. El poeta es el jugador dicotómico y estrafalario entre la vida y la muerte, la belleza y la horrisonidad, pero jamás traicionaría a la belleza y a su bien amada liricidad. El poeta es ese tipo que no va a la guerra tozuda y fraticidad del mundo, pero no es la inconsecuencia felona que se esconde en su traje de poeta, sino el paladín que al mundo con sus locuras pretende cambiar. El poeta -Dios de Dioses- no tiene religión ni filiación política, ni es esclavo de nada ni de nadie, pero devociona al mundo con sus odas pindóricas disonantes en el sol de medianoche en búsqueda de una tregua universal. El poeta no es el frailecillo santurrón, ni el sacerdote pedófilo pregonando moral “respetando el cuerpo virginal”, ni presidente ni jefe de nada, pero tiene todo lo que el mundo quiere: oasis de belleza en plena sed otoñal, gallardía de caballero medieval, guerrero de las Termópilas, espíritu de ronin, alma de Robin Hood, para allí edificar una nueva estirpe, más humanos no para errar, sino en el actuar.



Nicolás Hidrogo Navarro

hacedor1968@hotmail.com

(Hacedor literario- Ubicuo Maldito).





Lambayeque, agosto 23 de 2007



Nicolás Hidrogo Navarro

Coordinador General Conglomerado Cultural –Lambayeque-Perú





COMENTARIOS DE LOS TEXTOS LEÌDOS



A) Fernando Odiaga (Gen.90)

Odiaga construye una burla mordaz, analítica, reflexiva en torno a la actitud humana de sentirse un pequeño diosecillo del inframundo terrícola. Su visión de la maldad y la bondad entremezclada en una doble faz y una actitud de moralina, evidencia que hay que tener mucho cuidado con los que predican moral, porque es una actitud típica para esconder sus propias imperfecciones. Odiaga no es sólo es muy conceptual y gráfico, sino que valiéndose de hechos universales poetiza a punta de zaherir el propio dogma y la fuerza decadente de los predicadores que se han quedado sin rebaño ni piso para trasegar sus ideas.

Dentro de la encriptación poética – usual en un poeta melancólico y endogámico, como Odiaga, referencialmente alude a sus amores imperfectos, a sus sino filosóficos, pero también a las conductas humanas, llenos de vida, de bondad y su puesta maldad.







BASE: FRAGMENTOS SELECCIONADOS DE LOS POEMAS COMENTADOS



TEXTO Nº 01

De: Fernando Odiaga Gonzales



Por Fernando Odiaga Gonzáles



FUERON MALOS

Fueron malos los herejes

Querían ser más puros

Y se revolcaban entre lujurias

Y hedores.



Fueron malos los retóricos

Los que decían

Todo lo que podía saberse

De las múltiples formas

En que debía ignorarse.



Fueron malos los que nacieron

Bajo el signo

De dioses menores

Fueron malos

Los que escribieron

Contra los reyes

y sus ministros.



Fueron malos

los que se fueron con prostitutas

ellas también fueron malas.



Fueron malos los que abandonaron

A sus padres

por una mujer



y los que tuvieron hijos

en diferentes mujeres

mientras los hijos crecían.



En verdad, la lista es interminable

Pero, ¿después de tanta maldad

Que nos toca ser ahora?



Ahora los caminos de supervivencia

Invocan viejos temples sacrificiales

Ahora el vacio, el abismo

Clama por alas humanas

Héroes sin fatiga

Que construyan.

Ahora toca la cuota de sangre

La siega, la hoz curvada

Que deja rastros talados

De la semilla sin capsula

Del ramo sin tallo

Ahora estamos ante la nada

No nos retiramos sin hacer un puente.



REQUIEM I

Botando deshechos conocí esta

Amonestación del viento,

Bajo almendros insomnes culpables

Conocí esta isla de derrotados



Esta roca sin héroes

Sin nostalgia del paraíso

Sin aromas de amantes.



Volví a mi morada con la viva visión

Tejiendo una sombría defensa

Para mi vida exigente

Mi inacabada naturaleza



Que no se amolda al tiempo

A la vergüenza

Ni al desaire de la muerte.



He arrojado leña al fuego

de un muladar



La mujer noble volvió a ser niña

Y el rarísimo dolor

Se me fue de repente,

Pues una mano amiga y un lecho tendido

Son las últimas abluciones

De la mañana

sin ídolos

ni servicios.



Me recogí sediento de mi nombre

Volví a estas hojas

A estos sueños:

Ser yo no me enseñaron

Ser yo no me importa

Soy el ocaso del pueblo de los hombres

El ladrón de alegrías

El ultimo en cerrar la realidad

Y su puerta inscrita de poemas.





MICROPONENCIA



EL CURANDERISMO EN EL NORTE PERUANO



Por: Carlos Bancayán llontop



El curanderismo, también llamado entre nosotros brujería o a veces, chamanismo, es ancestral: procede de las prácticas curativas de las antiguas culturas: Vicús en la actual Piura, moche-chimú en las actuales Lambayeque y La libertad.

Hace más de mil años, los pobladores del actual norte peruano no conocían los complicados movimientos astronómicos, ni el complejo funcionamiento del organismo humano, ni la botánica o estudio científico de las plantas... Por ello, su interpretación del mundo era rudimentaria, basada en las grandes fuerzas de la naturaleza.

Tenían muchas divinidades, siendo las principales la luna, el sol y el mar. La luna era más poderosa que el sol pues aparecía durante la noche y el día (mientras que el sol sólo se ve de día).

Poseían un gran conocimiento empírico (basado en la experiencia) de las propiedades alimenticias, tóxicas o curativas de muchas plantas; utilizándolas, sus sacerdotes o brujos efectuaban curaciones altamente efectivas. Pero como eran pueblos conquistadores, tenían enemigos contra los cuales debían defenderse. Su brujería era entonces dual: de curación y defensa, de sanación y 'daño'.

Estas prácticas primitivas persisten hasta hoy. Así como en la región Piura son famosas las lagunas Huaringas, en Lambayeque tienen fama los brujos de Salas, tales como los descendientes de Santos Vera (y además los Nerio y Arévalo en Ferreñafe, etc.)

La relativa eficiencia de sus prácticas se debe sobre todo a la sugestión. Como el pueblo mayoritario permanece en la ignorancia, no es raro que muchas personas recurran al brujo para ser aliviados de sus males, las mujeres celosas para 'enguayanchar' (sujetar) a sus maridos, habiendo también profesionales y personas 'bien' que acuden, algunos por falta de cultura, otros porque desconfían de la medicina clínica, otros por simple curiosidad...

Los curanderos más eficientes son los que añaden al ritual de sus 'limpias' la administración de fármacos. Son memoriosos y recurren a libros especializados de farmacología para aprender a recetar.

Es interesante anotar que la brujería actual es un sincretismo: esto quiere decir que a los elementos primitivos: varas, hierbas y piedras de cerros sagrados, se han añadido elementos procedentes de la conquista española: espadas, calaveras, cruces e imágenes del catolicismo (Señor de Ayabaca, Cruz de Motupe, etc.)

Pues está muy difundida, a la brujería se le llama a veces medicina alternativa. Como experiencia a observar (la 'mesa', el 'baño de florecimiento'... no deja de ser interesante, pero implica candidez esperar de ella para curarse realmente los diversos males de salud.



No hay comentarios:

Publicar un comentario