Buscar este blog

jueves, 3 de junio de 2010

UN POETA Y UN ESCULTOR LAMBAYECANOS: PERSONAJILLOS FOLCLÓRICOS

UN POETA Y UN ESCULTOR LAMBAYECANOS: PERSONAJILLOS FOLCLÓRICOS
Por Luis Heredia Gonzales.

Esta vez, salgo de mi habitual estilo y cuño, he dicho cuño, si, es que la cosa da para tanto. Quiero hacer referencia esta vez a dos artistas de alguna forma con características similares, forjadores, que como herreros forjan su arte a pulso, a golpe de esfuerzo, cabe decir; hecho a mano.
Se trata del escultor José Rodrigo Avendaño y el poeta Luis Hinojosa, el primero conocido como “Josefo” y el segundo como “Luishino”.
Josefo cual Vulcano forja el volumen, la unidad del arte de Midas, el fuego constructor sus esculturas, sus efigies y por supuesto la de sus santos en serie; esos que si dan de comer en este horizonte limitado y periférico en asuntos artísticos y culturales.
Pero también esta Luishino, la pluma de Chocano que nada en el mar de Venus, escritos del cristal más fino, hilos de plata tejidos en sus manos hilvanando versos. Pero están también sus escritos en plantilla, sus escritos de siempre donde solo varía la numeración.
Existe algo que no se puede discutir, la promoción que ambos hacen - a su manera por cierto- de lo que acontece en el arte y la literatura en Lambayeque. Dentro de sus rasgos personales esos que conocemos, como su predilección por el licor barato, el ser sibaritas sin modales y su “odio por la sinvergüencería” hombres fieles a su causa, la suya y solo la suya. Para sí. Por eso la vida de vez en cuando los junta.
Con ustedes; Luishino y Josefo, Josefo y Luishino.


No hay comentarios:

Publicar un comentario