Buscar este blog

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Ministerio de Cultura: Anita la huerfanita se viste de seda

Ministerio de Cultura: Anita la huerfanita se viste de seda


Por Patricia Wiesse



Hace cuarenta años, el gobierno militar creó el INC en un intento por definir e implementar políticas culturales pero, como todo en esos años, resultó caótico y medio trunco. Luego de largo tiempo de parálisis estatal, de olvido y de grandes deudas con este sector que ha ido empujando el coche con el sudor de su frente, el tema se ha puesto en boga y el Ministerio de Cultura a cargo del controvertido antropólogo Juan Ossio es una realidad. La ley que lo crea fue elaborada en las alturas (el Ejecutivo) y aprobada por el Congreso. Las preguntas se agolpan una tras otra. ¿Un fajín y un sillón sacarán a la cultura de la indigencia? ¿Será un salto cualitativo en relación a la gestión del INC? ¿Habrá más y mejor actividad artística con la creación del Ministerio?



La cultura siempre ha tenido que rasguñar una atención que solo se le brinda cuando se necesita marketear al país en el exterior, con pisco sours y Machu Picchus a discreción.

Fue Alejandro Toledo quien puso sobre el tapete la palabra cultura en su último discurso de 28 de julio y anunció la creación de un ministerio. La idea fue retomada por el gobierno aprista.

Lo mejor de esta propuesta es que ha incorporado un Viceministerio de Interculturalidad que debe garantizar las políticas de inclusión de las diversas expresiones culturales y la sujeción a la declaración de la ONU sobre los derechos de los pueblos indígenas, puntos críticos para el nuevo ministro que de amazónico soy no tiene nada.

Es más, la elección de Juan Ossio para el cargo no es políticamente inocente , en tanto una de las instituciones que se fusionará al nuevo Ministerio es el Instituto Nacional de Desarrollo de los Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos (INDEPA) encargado de implementación de la Ley de Consulta Previa, y para nadie es un secreto que Ossio ha asesorado la elaboración de las normas que terminaron en el Baguazo. (Ver recuadros aquí y aquí).

Siempre Anita

La cultura es una movida subterránea que no se ha vuelto clandestina solo por la grandeza y el aguante de sus creadores.

En una fiesta patronal invierte el Mayordomo y los bailarines que confeccionan su vestuario. En la periferia de Lima y en las comunidades rurales se mantiene la música, la tradición oral y todas las manifestaciones de la cultura viva que se convierte así en un producto independiente cien por ciento.

La empresa privada apoya a media caña ciertas expresiones del llamado arte culto y punto. Sobre ello, declara el especialista en gestión cultural, Jorge Delgado: “apoyan la ópera, el ballet, la música clásica y lo netamente criollo costeño vinculado a la marinera trujillana, los caballos de paso, el pisco y recientemente la gastronomía, es decir, a las manifestaciones occidentales. Las tradiciones y fiestas indígenas les son completamente ajenas, desconocidas, salvo por la venta de cerveza”.

Y la importancia que se la ha otorgado desde el Estado se refleja en estas cifra: el 0.08% del presupuesto nacional se dirige al Instituto Nacional de Cultura que no puede ni con su alma. Para el registro, inventario y catastro de nuestro patrimonio cultural se dispone de 600 mil soles anuales, una suma insignificante para un país culturalmente tan rico. Para la creación de museos: cero soles. (En el país se han construido solo tres museos en la última década).

En provincias la situación se vuelve un melodrama operístico. La presencia cultural del Estado ha sido y es fantasmal. Dos escuelas de Bellas Artes, cero Escuelas de Arte Dramático, cero bibliotecas nuevas. Irónicamente es ahí donde la diversidad cultural sobrevive como una flor de loto que flota en el lodo.

Poco cambiará con el nuevo Ministerio porque el anteproyecto de Presupuesto General 2011 no lo considera. Solo están contempladas las habituales asignaciones al INC y los escasos fondos de las otras instituciones que por ley pasan a formar parte del mismo. También se echará mano a los recursos de un fondo de contingencia de la República.

El nuevo ministro piensa que se pueden captar algunos fondos del canon minero, pero ya Velásquez Quesquén lo paró en seco. ¿Qué opinan sobre esto los presidentes regionales y la ministra de economía, que se opuso a la ley del mecenazgo porque afectaba sus arcas?

El príncipe del corno francés

El corno francés se parece a una trompeta con una forma más caprichosa. Consta de un tubo largo que se va enrollando y termina en una especie de laberinto circular. Este instrumento peculiar emite uno sonidos muy dulces cuando Guillermo Príncipe lo sopla con cariño.

Guillermo estudió en el Conservatorio desde los nueve años. Puntualito, disciplinado, combinaba colegio y clases de música. Para tocar el corno francés necesitó ejercitar sus pulmones: todo un esfuerzo y un ejemplo de disciplina férrea. Le costó diez años terminar su carrera y ser un músico profesional.

Ya tiene más de veinte años en la Orquesta Sinfónica, donde pasa seis horas diarias en ensayos y presentaciones, casi un tiempo completo. Es uno de los instrumentistas de fila en la Orquesta y recibe un sueldo de mil soles y pico aproximadamente.



¿Un ministerio pobretón?

EL INC actualmente recibe su indigente presupuesto del sector educación; es casi un apéndice de éste : la cultura no ha tenido presencia en el Ejecutivo, ni fajín, ni perro que le ladre. Por eso muchos creen que solo con rango de ministerio le darán pelota. Porque no se trata de salir del coma y revivir gracias a un mecenas caritativo, a un alcalde melómano o a los mártires de la causa (los artistas), sino que debería ser una prioridad para el Estado como lo es el rubro turismo, bien apechugado a uno de los ministerios engreídos de García: el de Industria . Cuando hace dos años, el Presidente lanzó la ley de turismo, propuso que se implementara como una política de estado. ¿Si el turismo en el país es principalmente cultural por qué se le deja en manos de la industria, es decir, en las garras del mercado? “Eso es como poner la carreta delante del caballo. El Ministerio de Cultura debiera ser el órgano rector de la actividad turística”, sostiene Jorge Delgado. En ese mismo sentido opina la actual asesora del Ministerio de Cultura, Cecilia Bákula: “Este Ministerio debe medirse de igual a igual con cualquier otro. Debe tener el mismo nivel que el Ministerio de Turismo, porque la cultura es la que genera los fondos del turismo. El turista viene atraído por nuestro patrimonio cultural”.

Para la ex directora del INC, el proyecto es indesligable de la ley del mecenazgo que fue petardeada por todos lados, incluyendo al Presidente y a la siempre convenida ministra Aráoz. Las objeciones fueron varias: Que en la época romana, Mecenas apoyaba gratuitamente a los artistas. Que en realidad se trataba de una exoneración disfrazada de mecenazgo. Que es peligroso darle una poderosa arma económica al INC que podría terminar beneficiando al partido gobernante.

Lo real es que si no se piensa en algo para dotar de fondos al flamante Ministerio, se quedará solo con un rótulo y un trono de mendigo.

Al final el proyecto presentado por la congresista Luciana León, quien hábilmente ha hecho del tema cultural su caballito de batalla, recibió la venia del Ejecutivo, siempre y cuando modifique el porcentaje del impuesto a la renta deducible a las empresas que quieran fungir de mecenas. (El proyecto original planteaba que podían deducir hasta el 50% y ahora solo podrán hacerlo por un 15%).

Con esta ley, las asociaciones sin fines de lucro registrarán su proyecto ante el INC - donación de instrumentos musicales, preservación de los balcones de Lima, remodelación de un teatro, etc. - y este organismo los certificará. El promotor buscará su mecenas y éste recibirá un beneficio tributario. Así todos quedarán contentos.

“La ley del mecenazgo es complementaria a la creación del ministerio”, sostiene Bákula.

El Ministerio debería revertir doscientos años de una anti política cultural. Los cero soles, el apoyo a media caña, el desprecio por los idiomas nativos, el consuetudinario olvido a los creadores es una anti política.

Afortunadamente y, pese a todo, las culturas peruanas son organismos vivos, a los que nada ha logrado fosilizar ( y eso que han sido enterradas y desahuciadas varias veces). Felizmente parecen catalépticas y vuelven a respirar.

Ministerio de Cultura: Pegatina de 6 instituciones

¿Será posible funcionar en base a la fusión de estas instituciones que tienen dinámicas propias y que son parcelas con dueño, llenas de trabas burocráticas, con un exiguo presupuesto?

Instituto Nacional de Cultura

Biblioteca Nacional

Instituto de Radio y TV

Academia Mayor de la Lengua Quechua

Archivo General de la Nación

Instituto Nacional de Desarrollo de los Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos



Hazte fama y échate a la cama

¿Quién es Ossio? Es un académico renombrado, buen profesor universitario, amante de la cultura andina en todas sus manifestaciones: valora la artesanía y es un coleccionista de piezas finas. Puede emocionarse hasta las lágrimas con el violín de Máximo Damián y es fan de Arguedas. Le preocupa sinceramente la situación de los artistas populares. Destacan sus estudios sobre los cronistas andinos y sobre las nuevas sectas religiosas.

Fue un antropólogo respetable hasta que estrechó sus vínculos con las empresas extractivas. Su gusto por estar cerca al poder de turno lo ha convertido en amigo cercano de todos los presidentes y en asesor palaciego. Actualmente forma parte del comité consultivo de Alan García, junto al empresario Vega Llona. Sus conocimientos le han servido para aconsejar al Presidente cada vez que hay conflictos entre las comunidades y las empresas mineras o de hidrocarburos y, a juzgar por los desatinos, podemos deducir que, por lo menos de la amazonía, desconoce mayormente.

Cuando Ossio fue miembro de la Comisión Nacional de Pueblos Andinos y Amazónicos, organismo formado por Eliane Karp para propiciar el desarrollo de los pueblos en extrema pobreza, fue declarado persona no grata por AIDESEP. El motivo es expuesto por Frederica Barclay, respetada antropóloga que ha trabajado más de treinta años con los pueblos amazónicos: “Un texto que yo le conozco y he estudiado es un informe del año 2003, en el que sin acreditar sus fuentes de información para el análisis, recomendaba continuar los trabajos petroleros en dos pozos del lote 88 de Camisea, suspendidos a causa de que el Ministerio de Salud había establecido que, en conexión con las actividades de exploración, se habían producido epidemias de influenza en la Reserva a favor de la población Kugapakori-Nahua, una zona donde la población de contacto reciente era muy vulnerable a los efectos de esos brotes. Para resolver esa situación, el informe de Ossio incluso insinuaba la posibilidad de recortar la Reserva y así dejar en libertad de acción a Plus Petrol”.

Ojo: Se está entregando la gestión de la cultura a un profesional que justamente la ha puesto por debajo de los intereses de ciertos grupos en pro de un modelo económico que lleva a la destrucción del medio ambiente y de la cultura de grupos vulnerables. Es una idea de progreso que huele a “perro del hortelano”. Muy peligroso.



"Entré a la literatura como un rayo; saldré de ella como un trueno"- Maupassant

No hay comentarios:

Publicar un comentario