Buscar este blog

miércoles, 24 de noviembre de 2010

EL YOISMO EN LA POESÍA MODERNISTA DE RUBÉN DARÍO

EL YOISMO EN LA POESÍA MODERNISTA DE RUBÉN DARÍO


Por Marcos Alama Flores

El modernismo como tendencia literaria y estética, tiene en Rubén Darío su máximo exponente. Y como tal, su poesía es un síntoma de época, una radiografía del intimismo y el yoísmo como superposición sobre la persona común y corriente.

El yoísmo en el modernismo va a la par del prestigio logrado por los modernistas que supieron capitalizar su imagen como de casi dioses, personas que están por encima del común y se consideraban los hacedores de una nuevo mundo, con palabras. Esta tendencia se mantuvo por mucho tiempo, y es allí que el sentido de la soberbia se acondicionaba con un discurso altisonante, con una estridencia de neologismos.

En esta tradición poética del modernismo creo figuras como Chocano, Whitman, que lograron imponerse en el mundo de finales del XIX y principios del XX como seres muy edulcorados y que llevaron su yoísmo hacia la exageración. Y que, a pesar de su prestigio, fueron a veces abucheados por los lectores de la época por no poder controlar sus egos y sus excéntricas formas de querer adorados.

Sin embargo, ese yoísmo va acompañado de una poesía sensorial, colorida, dúctil, llena de melodías e imágenes exóticas y del azul designio de las imágenes que deben prevalecer con la musicalidad.

Este modernismo de Darío se asocia a la imagen del poeta como símbolos del cantor con palabras adjetivales coloridas, peor en esa nave va él como el gran piloto de la estética. Esta actitud tiene mucho que ver con la forma de ser y hacer en el terreno de la imagen el poeta de época: un dios que construye mundos posibles con cada verso, un dios que camina en vida tocando el alma de los lectores y que va regando y esparciendo por el mundo la suave musicalidad y delicadeza del signe. El yoísmo quizá se justifique por la calidad de su poesía y por ese don de generar imágenes sensoriales en el acervo de la literatura universal.

"Entré a la literatura como un rayo; saldré de ella como un trueno"- Maupassant

No hay comentarios:

Publicar un comentario