Buscar este blog

lunes, 31 de enero de 2011

¿POR QUÉ DE TERCERA, MI GENERAL"- NUEVO POLÉMICO LIBRO EN LA ESCENA LITERARIA LAMBAYECANA DE TOLOMEO ALIAGA QUISPE

FIEBRE DE LIBROS EN LAMBAYEQUE
"Por qué de tercera, mi general" - Tolomeo Aliaga Quispe



PRÓLOGO

Ya desde Sun Tzu, general chino que vivió alrededor del siglo V antes de Cristo, en su célebre y fundacional libro “El arte de la guerra”, se hablaba de las jerarquías y casi de sus necesidades en la organización militar como factor de éxito en una cadena de mando, en una acción de guerra o en la conservación de la paz. Y aún desde los albores de la civilización, el hombre de las cavernas, se establecía niveles de autoridad como una manera de establecer quién manda y quiénes están obligados a obedecer.

Pero esta “categorización jerarquizada” no sólo ha estado presente en el orden castrense, sino también en lo político, socio-económico, laboral, educativo y hasta religioso. Así en lo político, tenemos presidente, vicepresidentes, ministros, congresistas, alcaldes, regidores, etc. En lo social, racistamente, blanquitos, cholitos, serranitos, selváticos; los de zona rural y urbana; los ricos y los pobres. En lo laboral, trabajadores de nivel A, B, C, D; trabajadores de confianza y no confianza; intelectuales y manuales. En lo educativo, profesores de I, II, III, IV, V nivel. En lo religioso, desde el cura misionero en una choza remota en la selva, pasando por el sacerdotes de ciudad, el obispo y sus diócesis, el cardenal y hasta el papa y su sillón de oro, lo que cada uno significa un tipo de remuneración y tratamiento y consideración social. Esto evidencia que nuestra organización humana, está dada por una estructura discriminante y con mayor no nivel énfasis de formas de tratamiento al interior de las mismas.



Pero indudablemente donde se ha podido sentir el tono más peyorativo y discriminante es en el orden militar. Más de un libro, testimonios personales y denuncias periodísticas, dan cuenta de las iniciaciones a “los perros” como los actos más macabros y denigrantes de la condición humana, donde todo el odio y sed de venganza heredados de una cadena antiquísima, inician toda una concatenación de humillaciones justificadas y tomadas como parte de la cultura y la tradición.

“¿Por qué de “tercera”… mi general?” es un libro polémico, de denuncia testimonial que combina la novelización de Tolucho, como héroe, partiendo desde su niñez y natal Huancayo, pasando por su ingreso a la Escuela de Suboficiales, describiendo sus afanes de liderazgo en su formación y saliendo luego al desempeño funcional y posterior jubilación.

La obra tiene cuatro unidades narratológicas perfectamente delineadas: a) La infancia llena de peripecias y dificultades de Tolucho en su natal Maravilca donde describe las tradiciones y costumbres y los amoríos de su pueblo b) La decisión y formación castrense en la Escuela de Suboficiales c) Las peripecias de sus amoríos, casamiento y desempeño profesional d) Tolucho ya jubilado asume una actitud crítica al sistema castrense. En cada uno de estos apartados hay un apasionamiento por contarlo todo, ser una secuencia lógica de vida, en la que siendo uno hologramáticamente puede ser el ejemplo de muchos. Adoptando el estilo de José María Arguedas en Los ríos profundos, Tolucho describe las costumbres y tradicionales de su natal Maravilca con una devoción nostálgica y de ciudadano agradecido y orgulloso de su identidad. En otro momento, en su formación castrense, hace evocar el estilo de Mario Vargas Llosa en su libro La ciudad y los perros. Nuevamente sale a relucir esta famosa “iniciación a los perros”, muchas veces negada y tomada como una blasfemia, injuria y ofensa y negada oficialmente por las instituciones armadas.

Pero el asunto subyacente y principal que da título a la obra es la categorización y cosificación de los rangos militares que suenan a clasificaciones discriminatorias, que hacen sentir menos y distintas a las personas, donde en la cadena de mando está el soldado raso, pasando por los suboficiales de “tercera” y llegar hasta el general, subordinado este también al poder político, en el caso de nuestra organización del Estado peruano. Esta pirámide organizacional, que también existe en otras órdenes civiles y religiosas, cobra mayor notoriedad en el sistema militar y castrense porque el tono peyorativo, el trato interno social, es más agresivo, más vejatorio, discriminatorio y hasta justificado y mantenido como una tradición que garantiza eficacia, efectividad ruda y se escuda bajo el concepto de “disciplina y estatus jerárquico ganado”.

Tolucho, se convierte en la voz disidente, en el héroe parlante que lanza una pregunta altisonante al mandamás, “de un suboficial de tercera a un general de élite”, que sonará a una “insubordinación, sublevación, rebeldía, insurrección, resistencia y falta de respeto a la autoridad, al status quo imperante, a la majestad de la institución castrense.

La respuesta de ese general común, es obvia, como lo es en casi todos los institutos armados, silencio y “negativo, sin comentarios”. Y si tanto sea el efecto urticario del libro, quizá salgan a hacer una quema en el patio del cuartel donde se formó y graduó Tolucho y una ceremonia de excomulgación y degradación póstuma de un jubilado “de tercera” a soldado raso, por su majadería

Lambayeque, enero de 2011
Nicolás Hidrogo Navarro

"Entré a la literatura como un rayo; saldré de ella como un trueno"- Maupassant

3 comentarios:

  1. GRACIAS SR. HIDROGO... GRACIAS POR PUBLICAR ESTE BLOG... ME LLENA DE UNA PROFUNDA EMOCION... CREO QUE YA ERA TIEMPO... UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  2. Sócrates decía que aquel que necesita cebollas sabe que tiene que ir al mercado porque allí va a poder comprar cebollas. Que el que necesita zapatos, sabe que tiene que ir al mercado porque allí va a encontrar zapatos.
    Y aquel que tiene preguntas y quiere conocer sobre las cosas verdaderamente importantes de la vida, ¿a qué va acudir? A la filosofía, donde podemos encontrar respuestas a las preguntas; en este caso a esta interrogante ¿Por qué de tercera mi General? La compañera paradójica de esta pregunta es la respuesta. Aquí Tolucho en sus narraciones de este libro de 108 páginas nos lleva de instante a instante en este preciso y conciso relato de sus experiencias vividas a darnos la sensatez de su pensamiento de una interrogante que en mas de veinte años lo hace florecer en sus hojas que plasma su talento para trasmitirnos el sentir de su ser, a la igual de su simple interrogante de Isaac Newton ¿Por qué tiene que caer la manzana siempre perpendicularmente al suelo? Siendo la respuesta sencilla sin ninguna formula compleja que la materia atrae a la materia; entonces podemos decir que la interrogante trae el pensamiento con la libertad que nos narra el autor, centrándose en esta reflexión que su lectura de esta obra con su lenguaje claro y preciso nos lleva a deleitar sus exquisitas paginas; además su pensamiento no queda allí, si no que nos dice en su contexto: “Hay muchas cosas que hacer después de responder la interrogante… Toma su bandera de lucha y paz a cuesta donde provee las posibles limitaciones que tiene que luchar para demostrar que su interrogante tiene soluciones con respuestas adecuadas al igual de Arquímedes de Siracusa cuando el rey Herón II le da una interrogante de investigación nuestro matematico fisico sale diciendo !"Eureka"! !"Eureka"!
    Al escritor de la presente obra por medio de la presente hago llegar mis sinceras felicitaciones, y al lector (a) invito a saborear la lectura de esta novela donde nos permite preguntarnos la misma interrogante del libro para llegar a ciertas conclusiones de llevar bien nuestra convivencia entre seres humanos.
    Cordialmente
    El Arriero

    ResponderEliminar
  3. ES UN LIBRO QUE BUSCA, QUE GRITA, QUE RUEGA QUE LA INCLUSIÓN SOCIAL LLEGUE TAMBIEN A LAS FUERZAS ARMADAS Y POLICÍA NACIONAL DEL PERÚ... PARA QUE EN ESTE SIGLO XXI, DEJEN DE EXISTIR MILITARES Y POLICÍAS "DE TERCERA"...

    ResponderEliminar