Buscar este blog

jueves, 30 de junio de 2011

LA EXPERIENCIA DE LA ORGANIZACIÓN Y DIFUSIÓN DE LA LITERATURA- CASO CHICLAYO

LA EXPERIENCIA DE LA ORGANIZACIÓN Y DIFUSIÓN DE LA LITERATURA- CASO CHICLAYO




Por: Marcoantonio Paredes.

(marpba@hotmail.com)



“El hombre que haga algo a la cabeza de diez eclipsará al que no haga nada a la cabeza de diez mil”

Abraham Lincoln



Era abril del 2004. Recorría las calles de Chiclayo y un afiche distrajo mi mirada indisciplinada que siempre buscaba algo. “Noches de cuento” decía y aparecía la fotos personales de muchos desconocidos, sólo me era familiar la imagen de la fachada del INC y la famélica y desgarbada fotografía de un tipo que me sorprendió verlo en ese anuncio tanto como hace muchos años atrás su entrada intrépida, tardona e insospechada lo hizo, al entrar al salón donde nos encontrábamos postulando a un trabajo en la ese entonces seguro de sepelios Finesterre, hoy desaparecido. Yo no sabía como se llamaba. Pero, me acordaba perfectamente de su imagen desaliñada que por lo que veía no había cambiado mucho. Después pude enterarme que se llamaba Rubén Mesías, Coordinador de Noches de cuento en ese entonces, quien, era y es, se sabe, uno de los más prolijos narradores de ciencia-ficción de la ciudad Lambayeque.

Creo que nadie se imaginaba en lo que se convertiría el espacio pasado un año. Fechas antes, en el diario la industria me enteré de las actividades por el día del idioma que realizaba un grupo de personas en la que aparecía una fotografía y en ella el poeta Luis Hinojosa, Luishiño; Nicolás Hidrogo, su coterráneo ya conocido por ustedes, entre otros. Me prometí no faltar a las actividades: pasacalle con una escenificación de dn. Quijote y Sancho Panza, presentación de libro más pequeño, concurso de oratoria, presentación de textos de poesía, etc. Y asistí, pude tener en mi frente a los personajes de la foto. Pero la sincera verdad es que yo quería llegar a las celebraciones pero, para ofrecer mi apoyo en lo que sea, con tal de estar en el meollo del asunto. Pero, lamentablemente llegué tarde.

Con una discusión sobre como narrar, con el coordinador, leí en la primera temporada de Noches de cuento, uno de mis trabajos que la verdad, estaban pensados para novela y que yo adapté en aquel entonces a un cuento para poder leer. Meses más tarde dada mi participación constante me convertiría en el Coordinador del evento, hasta ahora, y, además, era necesario creímos conveniente agregar Noches de poesía en las similares condiciones. En ellos el escritor amateur lee su cuento o poemas, los comentaristas que son escritores, profesores de lengua y literatura, intelectuales hacen un comentario crítico de los trabajos y luego el público es motivado a preguntar. Recientemente se ha adaptado un espacio intermedio en la actividad llamado la microponencia, en ella el ponente tiene un espacio corto para expresar alguna idea en especial sobre arte o literatura. El público, dado que los cuentos que se leen se recopilan antes de los viernes en la que se hace lectura por las noches, se fotocopian y son entregados al público para que haga lectura de los mismos durante y después del evento. De ese modo el asistente se lleva una copia del trabajo literario a su casa. Debe decirse que estos espacios, como una de nuestras características principales, es que son gratuitos, es decir, no hay ningún cobro por su ingreso a ellos.

Después de dos años de actividades con sabor a épico, batallador, constantes, he capturado, no cabe duda, que hay un ingrediente fundamental en la actividad que nos dedicamos a generar en Lambayeque y que estamos viendo esta cobrando sus frutos. Los mismos que no se revierten para nosotros sino en bien de la literatura lambayecana y la actividad, y también, por que no decirlo del país, pues gracias a esto ya hemos visitado varias ciudades y somos conocidos por el espacio, muy singular por lo evidenciado, pues no hemos encontrado parecido ni en Lima, que dicho sea de paso pensábamos nos llevaba ventaja, o en Trujillo muy conocida ciudad de fuerte actividad cultural. Ese ingrediente fundamental, sin el cual creo yo no estuviera aquí el Conglomerado Cultural, es la condición personal. Más que la rimbombancia de los nombres de las instituciones, la copioso de sus fondos, la cantidad de miembros conformantes, es, señores, y óiganlo bien, lo digo por la experiencia vívida de dos años, es la condición personal. La concentración en lo que se quiere alcanzar, no personalísticamente, sino como parte importante, como engranaje temporal de la misión encomendada por el destino, para generar espacios más grandes donde nuestro pueblo, nuestra gente, pueda acceder sin el prejuicio rancio del nivel económico. Por que nuestra misión señores es esa, deselitizar la cultura que tiene postrado a nuestro pueblo en la ignorancia. Por que los espacios de la difusión en nuestro país tienen que ser gratuitos, esa ha sido la filosofía de Conglomerado Cultural y lo será por siempre, mientras que nuestro en nuestro país haya la necesidad del mismo.



Moliere dijo: “Es una cosa curiosa que todos los grandes hombres tengan siempre un grano de locura en medio de tanto sabiduría”. Creo de eso necesita nuestra cultura en nuestro país de locos que crean en sus utopías. En quijotes que tengan su propio mundo y luchen por él, sabiendo que al final habrá un premio, y esa será la preciosa, dulce-apasionada, literatura.



Bagua Grande, 16 de diciembre 2005



"Entré a la literatura como un rayo; saldré de ella como un trueno"- Maupassant

No hay comentarios:

Publicar un comentario