Buscar este blog

martes, 5 de julio de 2011

LAS VIVENCIAS DE ALFONSO VÁSQUEZ TIRADO- PRÓLOGO DEL LIBRO "VIVENCIAS"

LAS VIVENCIAS DE ALFONSO VÁSQUEZ TIRADO





La obra artística del poeta Alfonso Vásquez Tirado es el resultado del cúmulo de vivencias en relación a la reflexión, sentimientos, pasiones y emociones.

Cada ser humano es único por antonomasia; sin embargo lo subjetivo (sentimientos, emociones y pasiones) es común para todos. Es por eso que mediante sus textos poéticos comprendemos sus vivencias en todo ámbito; tales experiencias como la familia, el grupo de colegas y amigos del arte y de la Policía Nacional del Perú.

El título del poemario “Vivencias” de Alfonso Vásquez Tirado es muy acertado. Imagínense este vate recorriendo su tierra natal de Cajamarca, Lambayeque, la Libertad, Huánuco, Lima … y en cada lugar tiene vivencias hermosas con la familia (abuela Sra. Tomasa, padres Sr. Alfonso Vásquez Herrera y Sra. Luz Elena Tirado Díaz,hermanos Wilmer y Beto, su amada esposa María Angélica Campos Samamé, hijos, nietos Kristell…, tío Delfín salinas Guevara, primo RubénsLlacsa Vásquez…), con sus amigos (María, Diana, Irene, Silva, Mery, Majony, Marco, Jhonatan y Briancito…), con sus colegas y amigos de su Institución muy apreciada Policía nacional del Perú (Luis Rojas Bazán, Pedro Morales Ayala, Miguel Reinoso Córdova, Víctor… ), con sus colegas del arte literario (Mario Gastelo Mundaca, Víctor Parraguez, Iván Santa María, Martín Lozada Vásquez, Hildebrando Briones Vela, Javier Villegas Fernández, Tolomeo Aliaga Quispe…), con la Institución Literaria Conglomerado Cultural. También, mediante el arte escrito, resalta la labor del maestro pedagogo, pescador, fotógrafo, diseñador de libros, antólogo, pintor…

El poeta ha experimentado múltiples y enriquecedoras experiencias significativas durante sus 66 años. Por citar algunos versos:

Desde su niñez se deleita jugando con sus amigos y siente la ternura de la abuela que lo consuela de las llamadas de atención de sus padres. Puedes leer esta octava con arte mayor:



Quisiera ser niño, para comenzar,

asistiendo de nuevo a la escuela:

correr con amigos, con gozo jugar;

recordando también a mi abuela,

que con amor maternal me llegó a tratar,

Tomasa, nombre de quién me consuela:

“no llores…, porque todo ya pasará”,

las reprendas dadas por mamá, papá.



En Chiclayo, la ciudad de la Amistad, lleva vivencias adorables con su recordado primo Rubéns Llacza Vásquez cuando eran niños. En estos versos de esta décima, se puede descubrir la importancia de la palabra “vivencias” que sirven para la vejez al abrir el baúl de los gratos recuerdos:







Estuvimos en la niñez

en la ciudad de Chiclayo

hermosos años de mayo

con vivencias cada vez,

que sirven para la vejez

los gratos recuerdos amén;

inquietudes que ya se ven

realizadas, con futuro,

amor, sacrificio duro,

dicen familias que lo ven.



Él no ha guardado las vivencias en el baúl de los recuerdos sino las ha seleccionado para “dejar un pequeñísimo legado literario” para la familia y amigos.



A través de su décima, el poeta le hace recordar a su hermano Wilmer la época de juventud:

Recordar nuestra juventud

nos llena de gran emoción

escuchar aquella pasión

tan lozana la aptitud,

así alentamos la salud;

nos orgullece de plano

añorando lo humano,

trayendo a nuestra memoria

la dicha de sentir gloria,

quiero decirte hermano.



Mediante el acróstico, el poeta nos da a conocer una vivencia muy romántica en sus años mozos. Él aprecia aquella vivencia romántica de Glayden Ángeles Ruiz cual gota de miel:



G ran amor de mi vida

L a suerte me guió a ti

A marte en forma debida

Y tú serás para mí

D etu labios brotó el sí

E n aquella noche ida

N aciendo tu amor por mí.



A mor fruto de la vida

N acistes en un atardecer

G eneroso, saludable

E n el huerto de la selva donde moras

L ozano cual luz que

E ntra y alegra el

S entimiento juvenil



R isa, cual gota de miel

U na a una se siente

I nvariable de felicidad como

Z umo del alma en el ser.



Su vivencia romántica en la época de adulto nos muestra un deseo de amar a una encantadora dama que con le brinda su corazón. Puedes apreciar esta décima titulada: “Deseo de Amar”.

En el parque sentadito

contemplé mujer encantada,

sintiéndola enamorada

deladulto Segundito;

pensé saludarla in sito,

aliviar nacida pasión

en alegre conversación.

Su delicada risita,

con coqueteos me invita,

a recibir su corazón.



Se debe destacar que el poeta perteneció a la Institución de la Policía Nacional del Perú; en el seno de la institución cultiva la amistad del colega policía Pedro Morales Ayala porque su praxis es el paradigma de vocación acorde con los ideales. Es por eso que mediante una décima declara:

La inspiración viene..., digo:

Pedro Morales Ayala,

tu sentimiento regala

gratitud, como contigo,

a tu policía amigo.

Vestiste bien el uniforme,

con amor, valor, conforme

a la ética profesional,

sancionando con ley el mal,

actitud ejemplar norme.



En una octava, desde su tribuna de policía en retiro, ensalza las cualidades de un colega: caballerosidad, justicia, sinceridad y responsabilidad para defender a los ciudadanos contra el mal.



Eres el mejor caballero,

con cualidades distinguidas

un buen servidor justiciero;

protegiendo las leyes anidas

un sano corazón sincero,

amas al Perú, das tu vida;

en tu lucha contra el mal

cumples digno objetivo nacional.



Mediante un soneto, el poeta aprecia la vivencia familiar al sentir la algarabía de su nietecita cuando ella le expresa así:



¡Papá abuelo!, frase agradable

dicha por la gritona nietecita;

para él, sentirse mejor saludable,

con dulzura del abrazo bendito.



Se fortalece la familia para

la solidaridad amada, pero

cuando sobre el tema se conversara,

la estimación volverá por entero.



Añoraré recuerdo como bella

paternal compañía, niña-anciano,

felicidad cogidos de la mano,

gustoso pasatiempo para ella.



Mi inspiración sobre el asunto queda

guardado en el sentir humano,

que como dicha sentimental pueda

recordar regocijo que engalano.



Finalmente, amigos lectores, se puede notar las vivencias del poeta Segundo Alfonso Vásquez Tirado en el seno de su familia y amistades, ¿estas experiencias que nos muestra don Segundo Alfonso Vásquez serán los signos de la sociedad en decadencia de valores? De lo que no cabe duda, es que más de un colega y amigo volverá a mejorar sus vivencias en sus hogares y amistades porque las mejores vivencias son incomparables con el desmedido consumismo de hoy día.

Rogelio Edgard Vilcherrez Chozo

Conglomerado Cultural /MACOTEX

"Entré a la literatura como un rayo; saldré de ella como un trueno"- Maupassant

No hay comentarios:

Publicar un comentario