Buscar este blog

sábado, 13 de noviembre de 2010

LA SOLEDAD Y LA NOSTALGIA EN EL POEMA NOCTURNO DE JOSÉ ASUNCIÓN SILVA

LA SOLEDAD Y LA NOSTALGIA EN EL POEMA NOCTURNO DE JOSÉ ASUNCIÓN SILVA

Por: Marcos Alama Flores


La soledad, la angustia, la tristeza, la nostalgia, la melancolía y la muerte, sumado a la luna, la noche, las penumbras y las luciérnagas, constituyen simbolismos alegóricos al romanticismo de la poesía como elemento universal del sino de los poetas. Todos estos símbolos románticos aparecen condensados en un solo poema, producto de la mímesis y la síntesis acrisolada, Nocturno, del poeta colombiano, acrecentador del romanticismo y precursor del modernismo, José Asunción Silva.

Nocturno, es todo un símbolo de la soledad y la angustia existencial, es el diálogo poético de los muertos, es sentir la música en silencio de la tristeza y la soledad, es un tributo a la noche, a la muerte, a la tristeza. Es que el periodo romántico orienta sus temas hacia la evasión total, hacia la muerte como un bien preciado, describir la soledad como un triunfo del poeta sobre la muchedumbre. El poeta es un ser solitario que se ufana de su propia soledad y este le provee los materiales numénicos para que el poeta logre alcanzar su inspiración total para la construcción de sus poemas. La tendencia romántica de José Asunción se basa en una temática ahogada por el llanto y el lamento, por mostrar la noche envuelta de personajes en soledad, acompañada por la muerte, por la voz ausente y poetizada junto con la voz poética del yo existencial.

Nocturno es una alegoría a la muerte, el silencio y la soledad, la noche y la tristeza, típico y necesario en el romanticismo, del poeta que cree que con su muerte, con su soledad logrará la redención total de su vida.

Poéticamente la muerte del poeta, no es sino el ideal de alcanzar una perfección y una redención del alma, de su apego al amor platónico, de su renuncia a la felicidad para encontrar en el limbo de la muerte y el manto de la noche un refugio, enrumbar su espíritu y su cuerpo corruptible hacia la pena.

A diferencia del modernismo que canta altisonantemente la vida y la belleza, evadiéndose a sitios exóticos, utilizando un lenguaje florido; el romanticismos de José Asunción es lúgubre, nocturno, triste, solitario, silencio, necrofílico. Esto le da a este auto y su célebre poema una connotación de tránsito, peor jalado hacia el romanticismo más puro, porque busca no evadirse sino refugiarse en la noche, caminar por sitios escabrosos, ir a cementerios y entremezclarse con los muertos, ir por senderos estrechos, siniestros, invitar a la penitencia, al flagelamiento, encontrarse con la misma muerte y sentarse a platicar sobre la entrega del alma. Al romántico no le interesa la vida, sino la penitencia, el suplicio, el llanto, la noche y es compañero impenitente de la soledad.

José Asunción lograr construir una imagen de poeta y trazar de la misma noche una cartografía sentimental de tristeza que invita al lector a hacer sentir la misma sensación de un espíritu atormentando que va en busca de la noche a encontrar su propia purificación del alma para pagar penas de solitario enamorado.

Mientras que con los ojos críticos del modernismo se tildaría a José Asunción como un tétrico llorón de la noche; con el romanticismo, se entendería que los postulados doctrinarios estéticos de este movimiento propugnan construir los escenarios geográficos y emocionales, en parajes solitarios y no buscando el derroche de felicidad, sino por el contrario suscitar en el lector un sentimiento de melancolía, tribulación y empatía por el autor. El tema romántico ofusca el alma, pero genera una sensación de empatía por la misma tristeza humana. Un poema romántico es rebeldía y resistencia a ir por los caminos amplios de la felicidad para adoptar voluntariamente por el camino estrecho y espinoso de la tristeza y la noche es un escenario propio para acongojar el alma y hacer que los lectores tristes tengan su himno y su refugio en los mantos contrarios del día.

El poema Nocturno, se constituye, pues, en un símbolo de la soledad, en una pieza romántica de antología donde la angustia, la tristeza y la melancolía tienen su pedestal, pero fundamentalmente en un himno de todos los espíritus tristes que no logran alcanzar la felicidad en un mundo lleno de cuitas, tristezas mundanas y profanas.


"Entré a la literatura como un rayo; saldré de ella como un trueno"- Maupassant

No hay comentarios:

Publicar un comentario