Buscar este blog

lunes, 18 de octubre de 2010

A PROPÓSITO DE RECONOCIMIENTOS Y PROEZAS EN LA LITERATURA LAMBAYECANA

A PROPÓSITO DE RECONOCIMIENTOS Y PROEZAS EN LA LITERATURA LAMBAYECANA


Por Luis Heredia Gonzáles

En alguna ocasión haciendo referencia a la literatura local, he citado una frase del extinto rockero español Toño Vega la que textualmente señala lo siguiente; “es demasiado temprano para hablar de leyendas en el pop-rock español” salvando las distancias y distinguiendo las actividades correspondientes, creo con toda modestia que la misma –célebre por cierto- se puede aplicar a la literatura hecha en Lambayeque.

Existen obras importantes en el campo de la poesía y la narrativa, obras que gravitan por su valor histórico o su significado histórico y socio-cultural, razón por la que con todo respeto me pronuncio indicando; que aun es poco para un pueblo con tres milenios de historia cultural.

Existen obras como las de Mario Puga, Carlos Camino Calderón, José E. Lora y Lora y Juan José Lora. Que merecen ser incluidas en el PER (Proyecto Educativo Regional) y su correspondiente diseño curricular, así también la obra de autores lambayecanos como Emiliano Niño Pastor, José León Barandiarán, Rómulo Paredes, así como el poeta y fundador de Hora Cero, Juan Ramírez Ruiz.

La mayor parte de los mencionados –cabe recalcar- han desarrollado su actividad literaria fuera de nuestra región e incluso fuera del Perú, otros o la mayoría de los que ejercen y ejercieron la actividad literaria la hicieron en Lambayeque principalmente en Chiclayo, sin embargo aun esperan el reconocimiento del caso.

A pesar de todo pocos recuerdan a los literatos en mención, los jóvenes y principalmente los estudiantes los ignoran, por esa razón sería necesario rescatarlos sin dejar de lado el veredicto de una correcta investigación literaria.

En tanto, Andrés Díaz Núñez, Maxe Suxe, Alfredo José Delgado Bravo, Manuel Orlando Uceda, entre otros. Han publicado y han tenido una labor fecunda en el mayor de los casos amparada en la docencia o algo similar, caso contrario les sería complicado el hecho de publicar de no tener una buena trayectoria magisterial.

En cuanto a los noventinos, la mayoría tiene su obra dispersa en publicaciones menores en resmaje y fragmentada en distintas publicaciones sean impresas y virtuales, algunos han conseguido ganar premios y menciones en concursos pero eso es efímero a la hora de hablar de trascendencia.

Considero que por ahora no podríamos incluir algún narrador o poeta noventino o juvenil de estos tiempos en algún curriculum escolar, la razón es que no han pasado el tamiz del tiempo y el éxito, no hay forma aparente de contextualizarlos, es necesario obtener más obra para contar con mayor información acerca de ellos.

Una cosa es cierta; Lambayeque no tiene relevancia en el contexto de la literatura nacional, además, nuestra región aun ha sido literariamente poco tratada, bien dijo Carlos Bancayán en una conversación que sostuvimos; “Lucho estás en lo cierto, por supuesto que es pronto para hablar de leyendas en la literatura lambayecana ¨.

Lo recomendable es decir –eso lo digo yo- que los escritores principalmente noventinos, y me refiero a los que quedan, aun tienen muchas cosas que dar, valdría seguir produciendo sin pensar en el temprano reconocimiento, reza aquello que escribió Vallejo; ¨ hay hermanos muchísimo que hacer ¨.



"Entré a la literatura como un rayo; saldré de ella como un trueno"- Maupassant

No hay comentarios:

Publicar un comentario