Buscar este blog

lunes, 24 de mayo de 2010

MACOTEXT, ÁLBUM MICRONARRATIVO


MACOTEXT, es un acrónimo de maestro Constructores de Textos, nueva agrupación literaria en Lambayeque que reúne a docentes de Lengua y Literatura con un propósito fundamental: publicar textos que contribuyan al acervo pedagógico de los estudiantes en la región Lambayeque, inicialmente, y luego al Perú. Iniciado por docentes poetas y narradores como Gilbert Delgado, Antonio Castro Cruz, Pedro Manay Sáenz, Nicolás Hidrogo Navarro, Leonardo Serrano, se constituye en la propuesta más serie de un fondo editorial para publicar textos en la región norte del Perú y realizar contribuciones pedagógicas, metodológicas e intelectuales.
Oficialmente el círculo se funda con la edición del texto “El gesto de la Monsalisa” de Gilbert Delgado. En su segunda edición figura “Álbum micronarrativo” de Antonio Castro Cruz, del cual damos una muestra.
Nicolás Hidrogo Navarro


ÁLBUM MICRONARRATIVO



Antonio Castro Cruz

ANTONIO CASTRO CRUZ (30/11/79)

Miembro activo del Grupo “Conglomerado Cultural-Chiclayo, comentarista oficial de textos. Ha publicado en las revistas “El Parnaso de Apolo-Mayo 1999, “La Ceremonia de los Maestros”- Julio de 2001, “El Maestrante”-UNPRG, Mayo de 2004. Ha sido Jurado Calificador y Declamador en las instituciones I.S.P.P. “Ricardo Palma”, I.S.P.P. “Sagrado Corazón de Jesús”, I.S.P.P. “Peruano Canadiense”, Municipalidad de José Leonardo Ortiz y Penal de Picsi. Ha dirigido talleres de teatro infantil en la I.E. “COSOME”, I.E. “Ramón Espinoza Sierra”. Ex docente de Educación Superior en el I.S.P.P. “Peruano Canadiense”. Ex docente de Educación Artística en la I.E. “Paula Frasinetti”. Actualmente ejerce la docencia en la I.E. “AFUL (Chiclayo-Lambayeque-Ferreñafe).
Email del autor: anthonydesaint@hotmail.com


PRESENTACIÓN

El arte se concreta mediante el artista. El artista renuncia a ser un mero instrumento para el arte. Fragmentos de conciencia se inmortalizan junto a la obra artística: es un acto de rebelión.
Esto concluyo al repasar las micronarraciones que muy gentilmente me ha alcanzado el colega Antonio Castro Cruz y al toparme con líneas temáticas tales como:
• El desengaño ante el rol del hombre como sujeto principal de la creación. Donde bien puede surgir la interrogante ¿Representa verdaderamente el hombre el grado mayor de perfección entre todo lo creado? Melville consideraba que para su segunda venida Cristo preferiría la forma de una ballena ante la de un hombre. Aristófanes plantea su desconfianza ante un justo gobierno humano en Las aves. (El perro estafado, El genio del Congreso). Luego la demagogia política de la igualdad. Desde antiguo se plantea que sólo la muerte es capaz de igualarnos, omnia mors aequat (El congresista que no podía orinar). Viejos, jóvenes y niños, varones al fin y al cabo, forman la escala de la interminable cosificación de la mujer y con ello la propia degradación del hombre (Prostiniña). Una libélula representa la limitación humana a la apariencia y el consecuente castigo a que esto conlleva (Leyla, la libélula china).
• La corrupción. Estereotipo mayor de nuestra política. El arte exige purismo; el artista no puede construir su obra si no es con los materiales que la realidad le ofrece: sexo, sangre y corrupción. La exigencia antinaturalista del arte no concuerda con la experiencia vital del artista. Ante una tregua imposible éste decide matarse (Un cuento asqueroso). El peruano tipificado por su impuntualidad y toda la farsa de un Concurso para plazas docentes interactúan junto al sentimiento de imposibilidad ante un Nombramiento (Las mil y una plazas).
• El arte como redentor. El hombre idealista, en el sentido que le da Ingenieros al término, es el elegido supérstite (Muerte vacacional). Sólo el arte redimirá al hombre, lo mantiene históricamente ileso. La muerte rehúsa a coleccionar inmortales (Muerte coleccionista).
• La última Esperanza. La sumisa espera del hombre desde un pasado inmemorial hasta un presente desamparado (Elías regresado).
Ya no podemos afirmar que el placer de la lectura literaria obedezca a un impacto visual (caligramas) o auditivo (acentuación rítmica) o a la pura acción (trhiller’s). En plena Era del Conocimiento esto ya no funciona si es que no tiene como complemento la reflexión. El conocimiento de la actitud del hombre ante la sociedad y ante Dios nos da justamente los elementos necesarios para el pensamiento y la reflexión. Antonio así parece entenderlo. Bien por él y por sus lectores.


Gilbert Delgado Fernández.



A mis hermanos en el arte.
Para mi hijo Pierre Antoine
Para mi familia
A mis alumnos
Y mi centro de trabajo.


ÁLBUM MICRONARRATIVO

EL PERRO ESTAFADO.
Mailo siempre estaba inquieto. Quería ser ave y volar, pez y nadar, caballo y correr sin parar.
Cierto día le dijo un científico: “Puedo tu deseo cumplir. Te convertiré en hombre y podrás volar, correr y nadar”.
El pacto se cumplió. Mas el perro siendo hombre corría porque no había para los pasajes, nadaba para comer algo del mar y volaba al ver a los congresistas.
Convertido en hombre. ¡Qué gran estafa!



EL CONGRESISTA QUE NO PODÍA ORINAR.
Padricio de la patria. Tenía el título de conferencista de sobra. Pero un día al hablar de igualdad (Proyecto de ley presentado por él) se metió en un rollo tremendo. Él nada de esto practicaba. El rollo fue peor porque quería orinar y no salía de las preguntas. Media hora después se mojó en los pantalones. ¡Igual al agua, igual al bebé! ¡Sí, igualdad para todos!

MUERTE VACACIONAL
Por coger una paloma Eliseo cayó de un cuarto piso pero la Muerte en sus brazos lo contuvo. “No temas- le dijo- estoy de vacaciones”.



MUERTE COLECCIONISTA.
Sin descansar, la Muerte, coleccionaba vidas. Pasó por una cueva de artistas. ¡Vaya!- se dijo- ¡Aquí no hay nada que coleccionar!


LAS MIL Y UNA PLAZAS.
Fue Hortensio a postular, pues se quería nombrar de profesor. Al llegar vio que eran mil y una plazas, corrió a coger un expediente. La atención era hasta las 10:00a.m. y él había llegado a las 10 y 01.
- “Lo siento. En el minuto perdido se cubrieron mil vacantes” Le dijo la secretaria.
- ¡Listo. Queda una! Sonrió Hortensio.
- Lo siento, esa vacante ya está comprada. Pero no se preocupe, nos vemos dentro de cien años.



PROSTINIÑA.
- ¿Quién eres? Preguntó un viejo a una niña.
- Soy prostiniña.
El viejo intentó cogerla y ella gritó. Anterior a esto un joven y un niño quisieron hacer lo mismo y el padre que era cargador los había masacrado.
- Ah- se acordó la niña- no soy lo que decía; me llamo Pristi y soy niña, o sea Pristi niña. Y se puso a jugar.



ELÍAS REGRESADO.
Bajó del cielo un carro muy bello, con caballos de fuego.
- ¿Quién eres? Preguntó un niño llagado y pálido.
- Soy el de Tisbe, siervo del Señor.
- De verdad no te conozco, me voy a morir… Qué lindo carro. ¿Podría tocarlo?
- Sí, para eso he venido, ha llevarte con nuestro Dios.
Aquel día ambos subieron al cielo.


EL GENIO DEL CONGRESO.
En el gran desierto del Congreso, un hombre se arrastraba. Encontró una lámpara que frotó y un genio le dijo:
- Amo, si deseas te daré dinero, mujeres, ropa, comida, viajes, gala, autoridad, inmunidad y todo esto sin trabajar.
- ¡Todo eso, todo eso!
- Sí, te convertiré en congresista.
- ¡Qué, olvídalo genio! Prefiero morir de sed.
Dicho esto arrojó la lámpara muy lejos.


LEYLA, LA LIBÉLULA CHINA.
Érase que era y érase que será que una libélula, por sentirse superior, se hizo la cirugía y quedó chinita. Creyó que todos la envidiarían pero nadie le hizo caso. Todos creyeron que era un fenómeno y se casaron con las normales. A ella se le pudrieron los ojos y murió en una horrible pestilencia.


UN CUENTO ASQUEROSO.
- “Víveme”. Le pidió un cuento al narrador.
- ¿Sobre matrimonio? Preguntó éste.
- No, después vienen las relaciones y eso me da asco.
- ¿Sobre asesinatos?
- No, la sangre me da asco.
- ¿Política?
- No, la corrupción me da asco.
- Tanto insistir el narrador se llenó de amargura y decidió matarse.
- No lo entiendes. Dijo el cuento. ¡Soy muy asqueroso! ¿Debes vivirme de manera diferente!

No hay comentarios:

Publicar un comentario