Buscar este blog

jueves, 20 de mayo de 2010

PRONUNCIAMIENTO CULTURAL SOBRE LA CREACIÓN DEL MINISTERIO DE LA CULTURA EN EL PERU

PRONUNCIAMIENTO CULTURAL Nº 01- NOVIEMBRE 2009
SOBRE LA CREACIÓN DEL MINISTERIO DE LA CULTURA EN EL PERU


Reunidos en el auditorio de “Sociedad Obreros de la Unión”-Chiclayo el día 13 de noviembre desde las 8.00 hasta las 10.00 pm., conducidos por el Coordinador General de Conglomerado Nicolás Hidrogo Navarro y el asesor Estuardo Deza Saldaña, los poetas, narradores, intelectuales, periodistas, promotores culturales, amantes de las artes, que consuetudinariamente se aglutinan en los viernes literarios que desde hace 201 semanas convoca el Conglomerado Cultural de Lambayeque, (eminentemente para leer y analizar cuentos, poemas, presentar libros, disertar conferencias culturales; y, coyunturalmente, auspiciar debates sobre la realidad de las políticas culturales y hacer un análisis de la realidad regional, nacional y mundial) después de un debate alturado y fiel a su estilo contestatario, crítico, analítico y reflexivo, deliberante, cultural y profesional se arribaron a las siguientes conclusiones:

PRIMERO.- El Conglomerado Cultural de Lambayeque es consciente que la realidad nacional sobre gestión de políticas culturales y asignación de recursos económicos y la propia política de promoción cultural no sólo es desigual, deficiente, pobre y con escaso cumplimiento de lo que a la letra dicen los propios postulados de un Instituto Nacional de la Cultural inoperante y convertido casi en una mesa de partes y en una entidad burocrática para los amigos y que no existe un real apoyo a la promoción difusión ni revaloración de la cultura viva, en todas sus expresiones.

SEGUNDO.- Somos conscientes que con respecto a políticas culturales se ha avanzado poco y se ha hecho casi nada en la praxis, por lo tanto el surgimiento de un organismo del Estado con rango de Ministerio puede significar una esperanza para plasmar proyectos truncos y necesidades insatisfechas de los propios artistas. Pero en el análisis transaccional efectuado se percibe que todo esto tiene un trasfondo político de un gobierno de salida con aspiraciones futuras, pero se reconoce y se recoge la oportunidad única y no desaprovechable para convertir un organismo del Estado al servicio de la promoción, preservación del arte vivo, el patrimonio arqueológico y arquitectónico y sus manifestaciones culturales populares sin excepción.

TERCERO.- Del análisis contextual regional (Lambayeque) se desprende que “la Cenicienta” en tratamiento, consideración y presupuesto ha sido la cultura viva como la música, las danzas, las artes plásticas, la literatura, el cine y que poco o nada se ha hecho por integrar a los diferentes grupos culturales y muy por el contrario ha habido atenciones esmeradas en unos y marginaciones en otras, con condiciones inaceptables de censura y de respeto al statu quo impositivo.

CUARTO.- Se ha podido apreciar que la gestión de la cultura no sólo ha estado dispersa, sin recursos económicos asignados para promoverlos, sin planes de trabajo operativos conocidos, inexistencia de proyectos a mediano o largo plazo, lineamientos políticos indefinidos, sino desarticulada, sin una conexión sistémica: así ha funcionado por un lado el INC-Lambayeque, el Área de Cultura e Identidad Regional de la DRE por otro, el Área de Cultura del Gobierno Regional, las regidurías de cultura de los municipios distritales y provinciales, todas ellas con duplicidad de funciones en el papel y escasa operatividad en la práctica.

QUINTO.- Del análisis del proyecto del Ley sobre la Creación del Ministerio de la Cultura en el Perú, se desprende que si bien contiene aspectos básicos de forma, carece de lineamientos claro de fondo, como la justificación del análisis de la realidad del país de manera pluriforme, heteróclita, multicultural, la especificación de los planes de impulso y apuesta por la cultura de manera integrada con las organizaciones culturales y más bien se percibe una integración burocrática que fusionará y reciclará a las instituciones que hasta ahora tienen un balance y actuar deficiente y un nulo impacto en la promoción cultural, percibido por la sociedad civil.

QUINTO.- Si bien se está de acuerdo que un Ministerio de la Cultura nazca con un presupuesto propio capaz de materializar y empujar las políticas de Estado y propiciar actividades culturales, surge la tremenda interrogante de cómo serán repartidos estos fondos y qué prioridades se puedan dar. En el debate surgió la caracterización de la contextualización de “cultura” en la región Lambayeque, tomándose nota que ésta más se orienta a una priorización de la “cultura arqueológica de huacas y de restauración arquitectónica” con la idea que esto es apuesta para desarrollo turístico y el progreso económico –situación puesto en escepticismo por estudios de impacto económico de las poblaciones adyacentes a los focos turísticos- y quizá las actividades de cultura viva (danza, música, escultura, literatura, cine) por ser actividades que siempre han camino parias, por la libre sin una interconexión ni apoyos decididos desde la oficialidad, resulten poco elegibles a la hora del reparto presupuestal. Por ello como parte de la propuesta es que se debe constituirse -para evitar engreimientos presupuestales para unos y olvidos para otros-, UN COMITÉ COLEGIADO PLURICULTURAL REPRESENTATIVO DE TODAS LAS ARTES, que sea capaz de tener la oportunidad de presentar, aprobar y ejecutar sus propios proyectos y ver así cristalizado los sueños y aspiraciones de sus representados.

SEXTO.- Sobre el asunto del mecenazgo que plantea el proyecto de ley de creación del Ministerio de la Cultura, se tiene serias duras y recelos, toda vez que esta ventana de oportunidades será nucleada y canalizada por la propia representación del ministerio de la cultura regional y no llegará ni se dispondrá directamente sobre los verdaderos difusores y promotores de la cultura que no depende de ninguna planilla no ostentan ningún cargo oficial. Situación que el proyecto de ley, deberá regimentar para constituir un COMITÉ DE VIGILANCIA Y DISTRIBUCIÓN DE LOS FONDOS DE MANERA EQUITATIVA y según la presentación, sustentación y aprobación de los proyectos culturales que los organismos gestores realicen.

OCTAVO.- Creemos que estas reflexiones colectivas de un segmento representativo de la cultura popular no oficial de la región Lambayeque, debe ser enriquecido por la lectura del texto original del proyecto de ley, debate y posterior pronunciamiento de manera consorciada, con propuesta y alternativas. Si bien la previsión de la aprobación del proyecto de ley es inminente, creemos que eso sólo es una fase inicial, pues la segunda fase deberá ser la constitución de MESAS CULTURALES REGIONALES con la representación de todas las artes y los colectivos culturales reconocidos en su operar para poder trabajar un documento conjunto que haga realidad el sueño y la expectativa que todos los artistas tienen en este momento. Somos optimistas, con las reservas propias de todo lo que a estatal y político se refiera, saludamos y aceptamos un Ministerio de la Cultura, pero exigimos la construcción de un plan estratégico que se inicie por un a) diagnóstico situacional desde todas las artes y direcciones, b) la construcción colectiva de proyectos culturales, c) la redistribución equitativa de los fondos, d) el monitoreo y evaluación permanente de su funcionamiento. Asimismo, apostamos que el Ministerio de la Cultural, al fusionarse todos los organismos reseñados, que tenían duplicidad funcional, se racionalice personal y se haga un reingeniería de “liposucción de personal” y se ponga al frente de las direcciones a personal idóneo con un doble cerrojos; evaluaciones por capacidad curricular y criterio democrático – sin denominaciones a dedo caprichosamente centralista de Lima, con criterio de tarjetazos políticos o los coloniales “cargos de confianza”- mediante elecciones generales de todos los artistas para elegir y ser elegidos autoridades culturales.

NOVENO.- Nuestra propuesta como entidad especializada en lo literario se basa concretamente: Requerimiento de un a) fondo editorial para financiamiento de publicación de textos, b) una imprenta moderna que edite textos de literatura macrorregional, c) creación del instituto regional del libro, producción de textos, estudios literarios de obras y autores y promoción literaria manejada por los propios escritores y poetas reconocidos del contexto regional para proyectarse con talleres de creatividad en los ámbitos de influencia con prioridad en zonas urbanos marginales y rurales, d) implementación de bibliotecas populares y e) dación de talleres de capacitación a maestros y alumnos de educación básica y superior, f) implementación de juegos florales nacionales tomando como nombre a los autores regionales representativos, g) creación de clubes literarios de producción de textos y lectura “Familia y escuela; juntos por la lectura”.

Chiclayo, noviembre de 2009

No hay comentarios:

Publicar un comentario