Buscar este blog

lunes, 31 de mayo de 2010

RUBEN MESIAS EL RETORNO DEL ILUMINADO

RUBEN MESIAS EL RETORNO DEL ILUMINADO

Por Luis Heredia Gonzales
Rubén Mesías cornejo nacido un mes del 197... Es un narrador ficcional, el primero en su género, al que la suerte y su actitud no contribuyeron lo suficiente para que este autor pudiese publicar un libro con cuentos suyos. (Aquí en Chiclayo)

Su pluma fue desmerecida, su persona también, si no lean el nº 3 de DKVSA y el nº 4 de ARBOLEDA testigo de ello son esas líneas pero a pesar de todas sus limitaciones que van desde la precariedad económica hasta su mala alimentación, ha logrado que sus cuentos aparezcan en el dominical del diario la industria y también en algunos sitios de la cibernáutica.

Pero Mesías sobre todas las cosas es granítico, de un roble extraño, no deja de escribir a pesar de todo. Aunque en estos años de conglomerado cultural le haya incomodado esa frase que se tenía que volver acción; COMPARTIR. Pero los seres como el no comparten, no ceden, tampoco concesionan. Por eso su mal humor cuando habla el piojito o sea Antonio Castro Cruz, cuando le recuerdan a Ana Miranda, cuando le dicen que tienen un empleo para él o cuando leen el nombre de otros jóvenes y niños que también escriben ficción en Chiclayo.

Esta nuestra ciudad lo aturde, lo pone tedioso, lo insultaron; Paco Irigoyen y Nino Calambroggio, lo subestimó Becerra, lo sacó de quicio Fernando Odiaga y lo paseó ana Miranda. Sin embargo con una rara estoicidad sigue escribiendo y frecuentando ¨amigos¨. Pero Mesías es un personaje, que con su pobreza crítica, su físico muy esbirreado, su apariencia chontril. Guarda mucha imaginación, creatividad y sobre todo técnica para escribir barroca como solo el lo estima.

“Rubén es un ser divino, sin presiones, sin rutina, presidiendo de las de las obligaciones, cae antipatico, pero él sigue en su mundo, que no es este ni le tuyo ni el mío”. (Josefo dixit)

Pero Mesías no se rebaja, no vendería su pluma y la posibilidad de vender sus cuentos no pasará a ser más de una anécdota, pues nunca se esfuerza por vender algo como si lo hace por escribir y seguir como abanderado de la literatura de ciencia ficción en un medio de estrecho entender literario.

Mesías vuelve, era en realidad, bueno a mi juicio... sólo cuestión de tiempo para que grite a los cuatro vientos;
Aquí estoy y sigo escribiendo porque necesito hacerlo, porque es mejor que el pan y tan necesario como el dinero.
Lo que si me es una incógnita sería el resultado de estos tiempos de ausencia,
¿Cuanto habrá depurado?
¿Cuanto habrá aprendido?
Así es Rubén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario