Buscar este blog

lunes, 14 de junio de 2010

PEDRO DELGADO ROSADO: ADALID DE LA CULTURA LAMBAYECANA

PEDRO DELGADO ROSADO: ADALID DE LA CULTURA LAMBAYECANA

Por María Isabel De los Santos Exebio

Maestro, historiador e intelectual. Don Pedro Delgado Rosado, nació el 3 de octubre del año 1938, en la ciudad evocadora de Lambayeque. Sus estudios primarios los realiza en su tierra natal, en la Escuela Primaria de Menores Nº 211. Los secundarios, en el Colegio Juan Manuel Iturregui de la misma ciudad y los estudios superiores en la Universidad Nacional de Trujillo, donde se graduó como Profesor de la especialidad de Historia y Geografía. Paralelamente cursó también estudios de Derecho en la misma universidad Liberteña.
Su labor profesional la inicia en el Colegio Nacional “El Triunfo” de Tumbes y, posteriormente, labora en el Colegio Juan Manuel Iturregui de Lambayeque, luego dicta cátedra en la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo, cesando en la docencia en el año 1991, hasta ese fecha se desempeñó como profesor principal a dedicación exclusiva de esta casa superior de estudios.
En los últimos años hizo de la investigación su tarea primordial, producto de este arduo trabajo intelectual son los diversos artículos presentados, las conferencias dadas y los varios libros inéditos que esperan ser publicados. Con melancolía, don Pedro, en sus conversaciones hacía alusión a diversos trabajos que fehacientemente esperaba que se le publicaran, lamentablemente no pudo ver que sus últimas investigaciones se dieran a conocer. Sin embargo, creemos que los aportes históricos y culturales de este gran intelectual no deben permanecer más tiempo sin ver la luz, pues no hay mejor profeta del porvenir que el pretérito.
Su producción intelectual es prolífica, ha escrito 1,250 artículos periodísticos, la mayoría de ellos publicados en el Diario “La Industria” de Chiclayo. Entre sus libros publicados destacan: “Normas didácticas”, “Reflexiones en el quehacer histórico”, “Lecciones de historia”, “El historiador y la historia”, “La independencia política del Perú y los estudios históricos”, “Polémica en torno al carácter de la sociedad inca” (compilación), “¿Existe apoliticismo en la educación?”, “Lambayeque, cultura popular e identidad”, “Los textos escolares y la historia oficial”, “Folklores”, “Las academias de preparación pre universitarias y los exámenes de admisión”, “La anunciada reforma educativa en el Perú”, “El bachillerato, más de lo mismo”, “Aportes para diseñar el perfil del docente lambayecano”, “Descentralización educativa: El caso de Lambayeque”.
Como podemos constatar las temáticas versan sobre historia, educación e identidad cultural, temas en los que ha centrado su versátil y copiosa producción intelectual, producto de análisis exhaustivos de la realidad. Su inclinación por la historia le viene por vena paterna, pues su padre fue un destacado intelectual, conservador del Museo Bruning de Lambayeque. Al respecto de la historia, señalaba que la enseñanza de ésta debe darse de manera crítica y analítica, con el fin de generar cambios sociales; en relación a la educación, decía, es un fenómeno complejo y difícil con varias aristas, y el maestro es solo una de ellas. Escuchar a don Pedro hablar sobre educación e historia era realmente recibir clases magistrales, en sus palabras siempre encontrábamos la precisión del término, la claridad del concepto y aquella fecunda sabiduría que solo da el conocimiento y la experiencia.
Su quehacer y sus aportes intelectuales han sido reconocidos por diferentes instituciones de nuestro medio y hasta la actualidad es el primer y único profesor emérito de la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo. En el mes de julio, en el marco de su noveno aniversario de creación, la Universidad Señor de Sipán quiso denominar a los juegos florales de este año “I Juegos Florales Regionales: Pedro Delgado Rosado: El adalid de la cultura chiclayana”, esta casa superior de estudios agradeció y homenajeó sus aportes a la historia y a nuestra cultura regional, coincidentemente ese mismo mes, don Pedro pasó del tiempo a la eternidad, perennizando su nombre y su legado cultural en la historia de nuestra región.
He aquí un intelectual Lambayecano que desde las letras, con su pensamiento no solo enrumbó la historia, sino también fortaleció nuestro intelecto y desarrolló conciencias.

3 comentarios:

  1. mañana hare una mencion de su nombre en un artículo, pero es una pena no tener mas informacion sobre él

    ResponderEliminar
  2. Me llevé una agradable sorpresa leyendo acerca de mi abuelo y su labor como docente. No hay nada más noble que recordar con aprecio y valoración auténtica a uno de muchos que dispuso con tanto esfuerzo varios aportes a la educación regional en el Perú. Gracias por conservar su memoria.

    ResponderEliminar